Experiencias 3.0: Internet no mató a la tienda de moda

Internet no ha matado (del todo) la tienda física. Solo la ha hecho evolucionar.

En estos últimos años se ha hablado del “apocalipsis del retail”. Tan solo en Estados Unidos cerraron 9300 tiendas en 2019, según un reportaje de Business Insider. En contraste, según el último reporte de Statista, el año pasado en Estados Unidos la venta online tomó el 20.4% del porcentaje de compra y se espera que para 2023 tenga ventas ya de 146 billones de dólares.

Y si se habla de ropa, este sector creció un 18.5% en tan solo Estados Unidos. Pero lejos de los números, se puede ver en marcas otrora aspiracionales cuyas tiendas desaparecen: Payless Shoes, por ejemplo, cerró todas sus tiendas en Estados Unidos, Forever 21 se tuvo que declarar en quiebra y cerrar varios locales, al igual que Victoria’s Secret. Ya en este país hay varios centros comerciales abandonados. Pero, ¿llegará un punto en el que ya no podamos comprar en físico? 

No hay que ser tan pesimistas. La cuestión es, como siempre, adaptarse o morir.

Experiencias combinadas 

El comercio en Internet está evolucionando de tal manera que está envuelto con experiencias en la tienda física. Ahora todos compran en Internet, pero ahora también se usan los espacios físicos para hacer algo diferente y significativo. Y eso es de lo que se trata ahora: de cómo combinas los dos formatos juntos. Es el futuro y muchas cosas de las que tiene Internet para mirar ángulos y detalles los debería tener la tienda. Y viceversa”, le explica a Metro Holli Rogers, la directora de moda de Farfetch y quien se encarga de buscar nuevos talentos alrededor del mundo para vender online.

De hecho, esta compañía, que tiene presencia en varios países del mundo, tiene un formato que combina tanto la web como la tienda física, llamado Retail Aumentado. Allí los consumidores pueden personalizar sus preferencias de consumo y también mejorar las interacciones en tienda física con base en lo que presentan los datos. Este lanzamiento se hizo en el flagship store de Thom Browne y también la tienda tiene esta misma colaboración con Chanel para desarrollar experiencias que le permitan al consumidor el hecho de que ir allí valga la pena. Y para Rogers, de eso se trata. 

“No creo que el Internet haya matado a la tienda física. De nuevo, se trata de ver cómo te adaptas a esto. Si hubo compañías que se acabaron, pero otras se adaptaron y son completamente diferentes. Instagram ha cambiado todo también, la forma de consumir, pero mira a Netflix y Blockbuster. Ellos hacen ahora lo que esta compañía hizo antes”, le explica a Metro.

Y ya hay softwares que personalizan marcas (como lo hacía Polyvore, ofreciendo las preferencias del consumidor y como lo hacen varias webs que le sobrevivieron) o que ofrecen otros servicios adicionales de personalización de piezas, entre otros.

Ahora bien, la experiencia parece todavía ser nueva, pero por ejemplo,  Adidas colaboró con la agencia de tránsito berlinense BVG, donde lanzaron unas zapatillas de edición limitada con un pase de transporte público incorporado. Y mientras el usuario las tenga puestas, puede tener viajes gratis en todos los sistemas de transporte por un año.

Eloquii, por su lado, tiene una exitosa tienda online, pero en sus tiendas físicas hay asesores que dan guía para compras y consejo cuando muchas personas parecen perderse en el mar de ofertas que brinda la web. Y en eso radica el futuro de muchas tiendas físicas, qu en otros lugares más allá de Estados Unidos, se mantienen operando como siempre a pesar del ya creciente segmento de compra online. Al fin y al cabo, ¿a quién no le gustaría probarse lo que compra y tocarlo antes de tomar una decisión final?

Otras Experiencias 3.0

LVMH 

El conglomerado tiene la página 24s. com, donde se puede ver su tienda de Le Bon Marche en París de forma digital y todo lo que ofrece, incluso sus experiencias culturales y comprar lo que hay en ella.  

Net- A- Porter 

La gran marca de moda de lujo online tiene un robot que selecciona ropa para sus clientes dependiendo de la ocasión. Así, con la inteligencia artificial, se crean conjuntos con ayuda del cliente.

Nike

En Nueva York, los clientes pueden personalizar sus zapatillas con patrones gráficos, color y tamaño para crear diseños únicos. Esta se da solo por invitación.

Número: +9,3k tiendas cerraron en Estados Unidos en 2019.