Detrás de las historias de Punto Blanco, la marca más interesante de BCapital 2019

Es una de las pocas ofertas comerciales en moda que ha contado una historia.

Galerazamba fue espacio para contar historias que fueron desde el smartcasual hasta el athleisure de colores fuertes, reinantes en la era digital. Con piezas sencillas, pero inteligentemente ensambladas, la colección de Punto Blanco en BCapital 2019 mostró por qué es necesaria la pausa, pero también la versatilidad para un mundo cada vez más activo. Por eso, le preguntamos a Jennifer Vitale, su gerente de marca, cómo construyen sus historias.

¿Cómo crean sus conceptos de marca, en especial para esta colección? 

Nuestros equipos creativos, estratégicos y comerciales se alinean para identificar las tendencias y plasmarlas de forma acertada. Posteriormente, construyen historias que se conectan a nivel cultural y emocional con el consumidor: más que ofrecer prendas acordes a la temporada, nosotros creamos experiencias que reflejen lo que el cliente percibe como bienestar. 

Para esta temporada, nos enfocamos en la búsqueda de momentos significativos dentro de las rutinas aceleradas: consideramos el auge del discurso del mindfulness y las nuevas manifestaciones de la espiritualidad. La pausa es la invitación a lo contemplativo en una época en la que nuestra atención al momento presente se fuga. Conectamos esa idea con un lugar como Galerazamba, un espacio atemporal, casi de otro mundo, y usamos el punto, nuestro ícono, como ese símbolo de pausa.

¿Se basan en macrotendencias, estudios? 

Sí, tenemos un equipo transversal de investigación del mercado que alimenta todo el proceso de diseño y conceptualización con información del estado de la industria y macrotendencias. Estudiamos desde tensiones en términos de cultura, economía y el mundo digital hasta lo que ocurre a nivel de pasarelas.  

¿Cómo ha evolucionado Punto Blanco en la cuestión de atender las necesidades de su mercado y cuáles son esas necesidades? 

Entendemos que existe un consumidor para el cual la comodidad es innegociable y tiene un estilo claro, depurado y global. Comenzamos entregándole ropa interior y medias hasta volvernos especialistas en ese mundo y ser sus referentes de confort y estética. El siguiente paso fue llevar nuestra promesa de valor a nuevas categorías de producto y así logramos crecer hacia la moda exterior, deportiva, beachwear y accesorios. 

Nuestra apuesta deportiva, una línea de prendas y un formato de tiendas exclusivo para esa categoría, llegó cuando reconocimos el valor del ejercicio y la salud para ese consumidor, su búsqueda de realización estaba definida por un equilibrio de cuerpo y mente y allí había una necesidad de prendas especializadas que lo impulsaran a liberar todo su potencial. 

Nuestra línea exterior surgió para ofrecer moda contemporánea hecha de confort. Diseños versátiles inspirados en las tendencias pero siempre depurados y globales. Entendimos que nuestro consumidor busca que su exterior refleje el bienestar que vive en su interior. 

Ustedes han sido de las pocas marcas en Colombia en entender que debe existir una historia detrás más allá de una tendencia. ¿Cómo las idean? ¿Por qué? ¿Para qué? ¿Por qué es importante? 

Comenzamos vistiendo el interior y eso nos llevó a buscar una conexión más íntima con nuestros clientes, profundizar en sus emociones y en la respuesta sensorial a nuestras campañas. 

Creemos en el poder de los detalles y eso se incorpora a nuestros conceptos: las imágenes, las palabras, los aromas, todo es parte de una historia que desemboca en ese momento de vestir. En el caso de La Pausa, esta pasarela es una invitación a vivir ese momento fuera del tiempo y quedarse contemplando el amarre en una prenda, la textura, el cierre o el tejido.  

¿Cuál es la fortaleza de la marca si hablamos de mercado y de moda?  En esta colección, ¿cuál es la historia? ¿Cuál es la razón de las piezas?

Hemos logrado un equilibrio entre la rapidez de las tendencias y el valor del estilo atemporal -algo como la pausa entre ambas- y la historia de color se mueve por las salinas de Galerazamba tomando sus vetas rosas, rojas y blancas, mezclándolas con arena y luego con el índigo del mar profundo. La colección en pasarela avanza mostrando looks totales en estas tonalidades pero además se mezcla fácilmente con otros tonos en el ropero de cualquier consumidor porque sus fuertes son los neutros. Las piezas dramáticas con volumen, anudados y hasta acabados metalizados, juegan fácilmente con otras prendas más básicas en donde las tendencias se asoman en suaves detalles y ahí está el equilibrio que busca cualquier consumidor. 

TE RECOMENDAMOS EN VIDEO