Si tienes el cabello mixto, aquí te presentamos 5 formas de cuidarlo

Este tipo de cabello es sumamente común.

Del cabello mixto poco se habla, aunque es más común de lo que parece. Se trata de un cabello que tiende a acumular grasa en la raíz, pero las puntas permanecen secas. Si eres una mujer que tiene este tipo de cabello entonces te interesará leer estos 5 consejos que te ayudarán a cuidar el cabello mixto.

Lidiar con el cabello mixto puede ser verdaderamente complicado, no es fácil luchar con unas raíces grasas pero unas puntas muy secas. No solo el calor o las agresiones del cloro y el salitre son responsables de tus problemas capilares, el estrés, la mala nutrición o los desajustes hormonales pueden alterar el equilibrio de tu cabello y hacer que se produzca más grasa de lo normal.

Pero atenta, pues esto puede mejorarse y equilibrarse siguiendo una serie de consejos y en esta oportunidad te presentamos 5.

Cambia de champú

Es conveniente comprobar que los ingredientes de tu champú son los adecuados para tu tipo de cabello, y cambiarlo a menudo antes de que te acostumbres a él y deje de ser efectivo. Aléjate de los champús hidratantes, debes optar por uno para controlar el exceso de grasa y refrescar y calmar el cuero cabelludo.

En cuanto a la hidratación debes optar por un acondicionador y aplícalo solo en las puntas, de esta formas mantendrás la raíz sin grasa, pero hidratarás las zonas más estropeadas.

Cuidado específico solo en la zona de las puntas

Aunque debes alejar la grasa de la raíz, tus puntas si lo necesitan sino parecerán paja seca. Si tienes el pelo mixto, seguro que sabes que prescindir de acondicionador o sérum es algo. Solo hay que aplicarlos con las debidas precauciones para evitar que generen más grasa en el cuero cabelludo.

Hidrata únicamente la zona de tu pelo que lo necesite, es decir, a partir de la mitad de la melena y hasta las puntas. Evita que cualquier producto hidratante entre en contacto con la raíz para evitar que haya una sobreproducción de sebo.

Ten cuidado no solo al aplicar el producto, sino también al peinarte, ya que es muy probable que extiendas el producto en la raíz con el peine. Utiliza un cepillo específicamente para las puntas y otro para la raíz.

Evita los productos de peinado

La laca, la espuma para dar volumen, el spray para ondas surferas debes tenerlos alejados de tu cabello si quieres mantener su equilibro, ya que son especialistas en dejar residuos en el cuero cabelludo, lo que se traduce en un aumento inmediato de la cantidad de grasa producida. Además, estos productos suelen contener mucho alcohol, ingrediente que elimina la humedad de la fibra capilar y hace que el pelo se nos quede frágil y quebradizo.

Usa solo champú y acondicionador y deja que se seque al aire, sin secador ni plancha. Si no puedes prescindir de estos productos, aplica un spray protector térmico para evitar que el pelo se te reseque aún más.

Cepillo limpio

Es esencial limpiar a menudo el cepillo del pelo, para que la suciedad, la grasa o los restos de productos no se acumulen, provocando más producción seborreica en la raíz.

Recógete el pelo con más frecuencia

Al llevar el cabello suelto favoreces el movimiento y este a su vez aumenta la producción de, además, el roce constante al que están sometidas las puntas si llevamos el pelo al aire hará que se vuelvan más quebradizas.

Además, con el cabello abierto, tendemos a pasar las manos por nuestra melena con mucha más frecuencia, lo que también hace que se vean grasosas más rápido.

¿La solución? Recógete el pelo con más frecuencia, ya sea en coleta o moño.

Reaviva el brillo de tu cabello con acondicionador casero de aguacate y cambur

Existen muchas opciones en el mercado y empleando ingredientes de uso común en el hogar.

Te recomendamos en video: