Consejos para exfoliar correctamente tu cutis sin dañarlo

Procura no hacerlo tan seguido ni de forma intensa.

Sabemos que para mantener un cutis saludable y perfecto, es muy importante la limpieza del mismo. Exfoliar tu piel es uno de los pasos más importantes necesario para remover las impurezas, pero nunca será saludable pecar de exceso ya que puedes dañar tu cutis.

“La exfoliación es el proceso de eliminar las células muertas de la capa más externa de la superficie de nuestra piel”, explicó la dermatóloga Marisa Garshick al portal Real Simple. “La implementación de una rutina de exfoliación puede crear una tez más brillante y suave, y disminuir la probabilidad de acumulación de mugre, bacterias, sudor y restos de productos para el cuidado de la piel”, agregó.

Pero dependiendo de tu tipo de piel, debes tener cuidado de no exfoliarte en exceso o con mucha intensidad ya que puedes generar problemas.

“Las personas con piel sensible deben evitar productos químicos agresivos o cualquier tipo de exfoliante que pueda causar micro lesiones en la superficie de sus poros”, señaló la dermatóloga.

exfoliar

Cómo exfoliar correctamente la piel

Exfoliación física

Usando un guante o un cepillo y un producto de su elección, la dermatóloga Doris Day sostiene que puedes eliminar las células muertas de la piel. Dependiendo de cuán gruesas sean las cerdas y el tamaño de los grumos en un exfoliante, esto puede ser una experiencia potencialmente dañina.

“La clave es comenzar lentamente y agregar presión gradualmente, aplicando círculos pequeños, sin presionar demasiado la piel. Aunque muchas personas se centran en su rostro, la dermatóloga nos recuerda que todo el cuerpo necesita atención”, reseñó el artículo.

Exfoliación química

La exfoliación química se logra utilizando ingredientes como el ácido glicólico, láctico o salicílico. “Funcionan aflojando la sustancia entre las células de la piel, ayudándoles a desprenderse”, dice la doctora Day. Sin embargo, si llevas esta práctica al extremo, tu piel se volverá contra ti. Como dice la doctora Garshick, la piel extremadamente roja y sensible son síntomas de que se ha exfoliado demasiado. El tono rojo es un signo de inflamación e irritación, y podría causar una sensación de ardor. Si se exfolia con demasiada frecuencia, tu piel también puede volverse extremadamente seca y descamarse.

Nada es bueno en exceso, así que ten prudencia al momento de limpiar y exfoliar tu piel. Busca el mejor producto para tu tipo de piel y no seas tan incisiva en tu rutina de belleza.

Te recomendamos en video: