Riesgos de decolorarse el cabello y cómo aminorarlos

Descubre los efectos adversos del decolorado del cabello. Pero ve más allá: aplica algunas sencillas claves para prevenirlas o combatirlas.

El deseo de lucir diferentes a veces pasa por un cambio radical del look. Muchas eligen decolorarse el cabello, una opción tan común como agresiva, pues el químico penetra profundamente y levanta la capa que protege el pelo. El desgaste es inminente.

Estos son los principales riesgos que enfrentará tu melena:

Resequedad.

Debilidad.

Puntas abiertas.

Quiebre o caída, sobre todo si ya se encontraba maltratada o si excediste el tiempo de acción del producto.

Tonalidades blancuzcas no deseadas.

Reacciones alérgicas a los componentes del decolorante.

Secuelas en las pieles muy sensibles (como quemaduras) u ojos por las sustancias blanqueadoras del químico.

Pero no todo está perdido, puedes aminorar el impacto, incluso, prevenirlo con estos tips:

Es bueno hacer una prueba en la piel antes de decolorarse para prever posibles reacciones. ¿Cómo?: puedes echar una pequeña cantidad de la mezcla en la parte de tu cuerpo que elijas para evaluar tu resistencia a las propiedades de la fórmula. Si observas algo extraño, lo mejor es que no te decolores.

Hidratación intensiva previa y posterior al decolorado, bien sea con aceites, mascarillas o ampollas nutritivas.

Uso de shampoos y acondicionadores que se inclinen más a lo natural, preferiblemente libres de sulfato y siliconas.

Un corte de cabello después del proceso para eliminar las puntas maltratadas, la parte del pelo que más sufre.

Las planchas y secadoras quedan descartadas, pues en conjunto con el decolorado son una especie de “bomba” que pasará una factura muy costosa a tu melena.

Dile adiós a los tratamientos de alisado como brillos de seda o keratinas

Si te teñiste recientemente, cero decolorado

Los estilistas más experimentados lanzan una alerta importante: esperar, como mínimo, un mes y medio para decolorarse luego de teñirse.

Te recomendamos en video: