Adelgaza tu cara con esta mascarilla de jengibre y agua de rosas

Es una forma muy fácil para lucir más estilizada.

Muchas veces nos pasa que sentimos la cara hinchada y no sabemos qué hacer para que luzca más refinada, más delgada. O si la forma de tu cara es redonda, pues te hace lucir más gorda en general.

Las grandes aliadas de nuestro rostro son las mascarillas caseras, las cuales con ingredientes fáciles de conseguir pueden lograr mucho más que los productos cosméticos.

Puedes preparar una fabulosa mascarilla de jengibre con agua de rosa y comprobar sus efectos para adelgazar la cara y verte más estilizada.

Cómo adelgazar la cara: mascarilla de jengibre y agua de rosas

El jengibre es altamente antioxidante, por lo que protege contra el envejecimiento. Además, estimula la circulación, lo que ayuda a oxigenar la piel y le da una mejor apariencia, reseñó el portal Everphi.

Es excelente para usar como exfoliante, ya que ayuda a eliminar las células muertas y las toxinas. Debido a su alto contenido de nutrientes ayuda a mejorar la elasticidad de la piel, dándole firmeza y mejor tono.

Gracias a su acción regenerativa, uno de los mayores beneficios del agua de rosas para la piel, es su capacidad para prevenir la aparición temprana de líneas finas.

Esta propiedad del agua de rosas también favorece y mejora la apariencia de cicatrices y marcas de acné. Además, elimina los signos de fatiga, enrojecimiento y poros dilatados en la cara.

adelgazar

El agua de rosas suaviza y limpia la piel en profundidad, por lo que ayuda a eliminar las impurezas, al tiempo que proporciona un aspecto rejuvenecido a la cara.

Ingredientes

2 cucharadas de jengibre en polvo
3 cucharadas de agua de rosas

Preparación

Mezcle el polvo de jengibre y el agua de rosas en un tazón pequeño para crear una pasta que pueda permanecer adherida a tu piel. Si crees que necesitas más agua de rosas, agrega poco a poco hasta obtener la consistencia adecuada.

Luego, aplica sobre la cara limpia, seca y sin rastros de maquillaje, y deja que repose por no más de 10 minutos.

Como la mascarilla es de consistencia ligera, puedes acostarte mientras esté reposando en tu rostro. Luego de los 10 minutos puedes lavar tu cara con agua fría.

Puedes aplicar esta mascarilla todos los días por una semana y después 2 veces por semana.

Te recomendamos en video: