Karla Grunewaldt revela sus mejores técnicas para tener un pelo sano

La cantante de 22 años nos contó los secretos para mantener un cabello largo y sano. @karlagrunewaldt

¿Cómo aprendiste a aceptar tu cuerpo?

Es un proceso largo y difícil. Creo que lo he logrado, porque agradezco estar viva y habitar un cuerpo sano. Valoro aquellas cosas que me hacen especial, tanto en espíritu como en lo físico.

¿Qué desayunas normalmente?

Tostadas integrales con palta, té verde y muchos frutos rojos.

¿Alimento imprescindible en tu dieta?

Los frutos rojos. Además de disfrutar su sabor, me entregan la energía que necesito en mi día a día.

Actividad deportiva favorita

Hacer cardio y yoga unos minutitos al día. Me liberan del estrés, mejoran mi salud mental y calidad de sueño.

Trucos para disimular el cansancio o una mala noche:

Tomar mucha agua, ponerme avena en el rostro y bolsitas de té de manzanilla en las ojeras. ¡Nunca fallan!

¿Cómo es tu rutina de maquillaje?

Muy simple. Como tengo rosácea, intento aplicarme poco maquillaje en la piel y la hidrato cada mañana con crema de avena, luego uso máscara de pestañas y peino mis cejas. Cuando quiero un toque más dramático, juego con labiales de diferentes colores (rojos, azules, morados), y me pongo brillitos alrededor de los ojos.

¿Cómo cuidas tu piel?

Me desmaquillo cada noche con agua micelar y, una vez a la semana, me aplico un masaje de avena mezclada con agua que ayuda a mantener la piel suave y brillante.

¿Cómo mantienes tu pelo sano?

Lo lavo con productos orgánicos de manzanilla, para mantener el brillo de los tonos rojizos y dorados. Dejo que se seque solo y no aplico calor. Además, lo desenredo todas las noches, con mucho cuidado, de abajo hacia arriba, y duermo con una trenza. Algunas veces al mes, me realizo masajes de miel en las puntas.

¿Tienes algún consejo de belleza natural que apliques en tu vida?

Tomar agua y aplicar avena en mi piel.

¿Secreto de belleza heredado?

Heredé de mi mamá el secreto de usar miel en el pelo, para mantenerlo brillante y suave.

¿Algún mal hábito de tu rutina que hayas erradicado?

Hace años tuve acné y tenía el hábito de reventar los granitos. Ahora, cada vez que me sale uno, intento no apretarlo, ya que eso resiente más la piel, y termina generando cicatrices e infecciones.

Te recomendamos: