FILA apuesta por los millennials y centennials

El Sporty Chic se ha convertido en la tendencia más usada estos últimos años. El gran auge por el fitness, la vida saludable y el deporte en general ha hecho que las prendas para el ejercicio hayan invadido el clóset de muchas personas.

Y es que como todo es susceptible de convertirse en una tendencia o moda, las prendas y complementos deportivos lo lograron. De hecho, las chaquetas, sudaderas, tops, tenis y cualquier accesorio para hacer ejercicio ya son tendencia.

Precisamente por ese impacto, FILA decidió inspirarse en las décadas doradas de los ochenta y noventa para lanzar la colección Heritage, que se nutre del poder del revival deportivo a partir de la latinidad.

El concepto es claro, Somos ritmo, somos unión, somos alegría, contagiamos flow, somos 'Fila Latin’” y eso transmiten en cada una de las prendas. Esta colección incluye pantalones cortos, sudaderas de cuello redondo aptas para el gym o para looks de street style. Los logos cobran una especial importancia en esta propuesta y marcan las prendas jugando con las formas y las texturas. Para cerrar la entrega, las zapatillas dejan de lado la discreción para ser protagonistas.

La marca italiana FILA se introdujo en el mundo del sportswear en los años 70 y desde entonces, se ha encargado de crear colecciones para todas las generaciones, ahora mostraron todo lo que tienen que ofrecer en su colección Heritage, en donde los bloques de colores y los bordados llamativos para hombres y mujeres deportistas son la característica principal, así como siluetas clásicas y actualizadas para los fans de la marca.

La nueva propuesta está dirigida tanto a mujeres como a hombres. La colección es versátil, ofrece una mezcla de propuestas clásicas que se han actualizado y rediseñado en respuesta a las necesidades actuales para descrestar a los millennials y centennials. Por supuesto, hay una marca enorme y llamativa acompañada de fuertes conjuntos de colores.

Los artículos deportivos como chándales y sudaderas adoptan colores clásicos como el rojo, el blanco y el azul marino, pero junto a ellos también vemos sutiles tonos de negro, dorado y pastel. Para diversificar aún más la colección, los elementos característicos fueron hechos de materiales tales como chenilla, malla y terciopelo.

La oferta incluye también varios tipos de chaquetas para las tardes frescas, así como faldas y coloridos vestidos ajustados para las mujeres, que mantienen las siluetas características de la década de los 90.