Ponle a tu cabello un poco de té con leche y luce fenomenal

Se trata de un castaño muy claro.

Este color llega desde Asia y se trata de un castaño que se llena de luz sin que haya ningún tipo de rastro del rubio y su color, de ahí su nombre, porque se parece mucho al té con leche.

Este castaño clarito busca llenar de luz el cabello sin convertirlo en rubio. Y es que este color exactamente igual que ocurre con el té con leche, te puede dejar fría o te puede encantar. Se trata de un castaño muy claro, similar al cabello de los niños cuando empieza a oscurecerse.

El té con leche es una coloración muy natural y fácil de mantener. No requiera acudir a la peluquería cada vez que la raíz comienza a crecer.

La innovación cromáticaes del milk tea, o té con leche se trata de un castaño muy claro pero que no llega a ser rubio. Cuando el cabello rubio se oscurece durante los últimos años de la infancia y se queda ese tono virgen, lleno de luz y muy natural, justo en ese breve espacio de tiempo encontramos el color más parecido al té con leche.

‌Cómo lograrlo

Para lograrlo es necesario aplicar mechas casi minimalistas para que no se note su trazo y utilizar coloración que ilumine el cabello para luego matificarla con otra tonalidad más oscura. De este modo se alcanza una coloración cercana al rubio ceniza, pero manteniendo aun una base castaña.

‌Atenta

La complicación de este color está en que las puntas no deben ser la parte más clara del cabello. Se mantiene la raíz castaña y se va aclarando el pelo hasta lograr la tonalidad milk tea que se mantiene en todo el cabello.

Este color se ha convertido en la coloración de moda en países como Singapur, Japón o Corea ya que es la forma perfecta de aproximarse al cabello rubio pero de una forma natural. Aporta luz al rostro dulcificando los rasgos, llena de matices el cabello sin que se noten a simple vistas las mechas y es la transición entre el cabello natural y el rubio. Ahora solo nos queda esperar a que salte de Asia a Europa.

Te recomendamos en video: