Colombiamoda 2019: Betty la fea siempre tuvo razón

Hoy en día no basta con solo vender ropa y la feria de moda más importante de Latinoamérica enseña a consumidores y a empresarios las nuevas formas de entender el negocio.

Hay un episodio de “Betty la Fea” bastante revelador, en el que ella, ya como presidente, se adelanta bastantes años a lo que era la industria de la moda colombiana en ese momento, solo mediada por ofrecer productos textiles : propuso hacer series cortas (es decir, mostrar más tendencias y producción en consecuencia para más rápido consumo), hacer ropa para mujeres reales (y así generar cercanía con la mayoría de sus consumidores) y también poner a “diseñadores de moda” para guiarlos, creando así, sin saberlo, el concepto de personal shopper y mejor aún, anticipándose a sus deseos y a guiarlos para una experiencia de compra exitosa.

En pleno 1999, Beatriz Pinzón Solano aplicaba en Ecomoda todo lo que ahora Inexmoda, en pleno 2019, ha venido trabajando durante años con múltiples integrantes de la industria en Colombia y que corresponden a eso: a los cambios que han generado el boom digital, las apps, el apocalipsis del retail y a que el consumidor busca que la marca no sea un ente vertical que tiranizaba sus deseos, sino que ahora debe interpretarlos.

Por esta razón, en estos 30 años, Inexmoda muestra varias plataformas e iniciativas para guiar, tanto a consumidores como productores y creadores (entre otros actores del sistema moda colombiano) sobre cómo comprar, cómo crear y por qué. La industria 4.0 no son solo máquinas que hacen patronajes 3D y cortes, y que han reemplazado  y optimizado procesos de producción: esta también ha creado una nueva forma en cómo vemos a las marcas y claro, en cómo estas nos ven a nosotros. “Muchas veces los consumidores quieren que las marcas les guíen en este proceso y vemos también, que en  este tema, hay apps para gente solitaria, pero también generan comunidad. Esto lo veremos en el Pabellón del Conocimiento, el Foro Prospectivo y el Foro de Tendencias”, explica a Metro Lorenzo Velásquez, director del laboratorio de investigación e innovación de Inexmoda.

Por primera vez, en el Pabellón del Conocimiento, a través de la interactividad, la gente, en estado de igualdad, dirigirá los temas de conversación. Entre los panelistas están Camilo Herrera, presentando cómo ha cambiado ese consumidor colombiano en 30 años, así como Marco Casarin, explicando cómo funciona la inteligencia artificial en la industria de la moda y el legendario diseñador japonés Kenzo Takada, hablando de transcategory (cómo crear otros modelos de negocio a partir de tu marca). Pero lo más interesante es el Foro Prospectivo, en el que el consumidor tendrá varias experiencias para que sea instruido y también donde se le guiará, a través de lo experiencial sobre qué marcas se ajustan a su personalidad. Y esto no es nuevo, pero sí se aplica de forma más abierta al menos en una feria latinoamericana: desde que existimos en lo digital prácticamente somos sujetos de estudio (y también partícipes) de estas marcas que quieren crear contenidos para especializarse cada vez más en cada uno de sus clientes.

La muerte (todavía no) del centro comercial

El escándalo de Cambridge Analytica o la gente envejeciendo en Face App pusieron un tema sobre la mesa que pone a temblar a muchos: nuestros datos son usados para el capitalismo. Pero esto se usa prácticamente en cada movimiento que hacemos en lo digital, que es la forma en cómo nos mostramos en la esfera 2.0, prácticamente. Y, al menos en Inexmoda, desde su propio estudio de marketing, han ayudado a las marcas a encontrar narrativas que le permitan interactuar con su consumidor. Pero hay otro tipo de experiencias en el Foro Prospectivo: mostrar a la gente qué es la sostenibilidad y cómo se aplica. Por ejemplo, hay una marca masiva de Medellín cuya mano de obra es conformada por presos. Ahora bien, esas historias, según Velásquez, faltan más en el mercado colombiano.

“La industria  ha perdido lo que es contar una historia y es lo que queremos que las marcas comerciales hagan”, explica Velásquez, al preguntársele por la presencia de marcas comerciales como Tennis o Arkitect en esta versión de Colombiamoda. “Es como lo que hicimos con J Balvin y Geff. Ahora hay que crear historias, expresar y generar valor.

Por ejemplo, como se hace con las ediciones limitadas y lo que hemos hecho con SOY y Custo junto con Arkitect y Éxito”, expresa, refiriéndose a las colaboraciones con diseñadores que ha tenido la marca más representativa de grandes superficies en el país y que este año va con el proyecto Maestros Ancestrales.

Asimismo, Velásquez afirma que en los últimos tres años la industria se ha enfocado en marcas con contenido, con más formas de distribución y producción  y que los desafíos son abarcar más regiones con potencial de producción y anticiparse al apocalipsis del retail, que ya se ha cobrado miles de tiendas de grandes marcas en Estados Unidos, centros comerciales y que últimamente tiene a Barney`s de Nueva York optando por la bancarrota. En Colombia, al menos esto no ha pasado: el centro comercial en muchas ciudades es el gran transformador del espacio público.

Por otro lado, no todo son diseñadores y colaboraciones: hay otro actor muy importante en la moda colombiana, que es el mercado masivo.

“Gas” los jeans y fajas

Eso dijeron en tono esnobista, y al peor estilo de Hugo Lombardi, varias personas que criticaron el por qué se ofrecían jeans levantacola y fajas (con reguetoneros y modelos bailando), que era mejor “un espacio para ellos”. Pero es simple: Colombiamoda no sería lo que es, la feria más importante de moda de Latinoamérica, si no integrara a todos los sectores de moda. Menos si no integrara al sector que más vende y son miles de millones de pesos. Al menos 70, 80 mil millones de pesos es lo que vende una empresa como “Fájate”, que comenzó siendo pequeña, así como Studio F, un reflejo comercial de la latinidad.

“La moda colombiana es un ecosistema y ahí todos somos importantes. Otros países ni siquiera tienen estos segmentos.  Ahora, de este ecosistema brota una gran empresa. Y nosotros lo que queremos es que haya diferentes espacios en los que la moda pueda competir. Uno piensa en las grandes firmas de moda italiana, pero al hacerse el tour, hay artesanos y pequeños clusters que llevan siglos”, argumenta Velásquez. Y en eso coincide el presidente de Inexmoda, Carlos Eduardo Botero: “ Estamos convencidos de la democratización de la moda y en un espacio donde hayan oportunidades y propuestas distintas. La moda debe ser para todos”, expresó a PUBLIMETRO.

Betty la fea también pensaba lo mismo. Y hoy en día esa, al menos en la industria de la moda global, es una realidad ineludible y que Inexmoda ha acercado a los colombianos desde hace tres décadas.

TE RECOMENDAMOS EN VIDEO