Los cinco mandamientos para lucir 10 años más joven con una piel radiante y sana

El color de la piel refleja al 100% la salud de nuestro organismo.

La piel es la carta de presentación de todas las mujeres. Refleja al 100% la salud de nuestro organismo. Si luce firme, brillante, sana y limpia, nos encontraremos así en nuestro interior.

En caso de que se vea seca y opaca, son claras señales de deshidratación, desequilibrios hormonales y altos grados de toxicidad. Además, los problemas emocionales y el estrés hacen que la piel luzca hasta 5 años mayor.

Foreo

 
Limpiador Facial
Recargable – Rosa
$229.00

liniogris-7cdc50ee0275985033d4431f744a49f7.jpg

Acá te presentamos los cinco mandamientos para tener una piel sana y joven, que te haga lucir hasta 10 años más joven de tu apariencia:

Más y más ejercicio

La práctica regular de actividad física es muy buena para la salud en general, y por supuesto para la piel. Practicarlo de dos a tres veces por semana, te hará sentir mucho mejor, eliminarás toxinas de tu cuerpo, y bajarás los niveles de estrés.

Debes hidratarte

Si quieres lucir más joven es imprescindible que tomes dos litros de agua al día para estar sana. Beneficia a todo tu organismo y además mejora el aspecto luciendo fresca y tersa. Puedes beber zumos naturales de frutas o verduras o infusiones de hierbas, para no aburrirte de tomar sólo agua.

La regla de oro es descansar

Es importante dormir las horas necesaria, entre 7 u 8 horas. Depende de tu edad, trabajo y la actividad física que practiques.

Cuida la limpieza de la piel

Reduce el maquillaje, ten en cuenta que una piel sana no necesito tapar impurezas. En el caso de hacerlo, utiliza productos de cosmética que sean lo más naturales posibles, libre de parabenos y sulfitos. Recuerda quitarte el maquillaje en la noche, y cumple con la rutina de limpieza, además de hidratar y nutrir la piel a diario.

Dieta balanceada

Si quieres lucir una piel radiante y llena de brillo debes incluir en tu dieta todos los nutrientes: frutas, verduras, pescados, legumbres, cereales y granos. Igualmente, debes incrementar la vitamina A de origen natural. Son gran fuente de esta vitamina las: zanahorias, calabazas, espinacas, vegetales de hojas, verdes y alimentos como el huevo, la leche, y los pescados.

Te recomendamos en video: