Bronzing eyes, el maquillaje ahumado se reinventa

Aprende a lograr que tus ojos estén “bronceados”

El Bronzing eyes es una técnica de maquillaje que consiste en dar una apariencia bronceada a los párpados con colores cafés y puntos de luz, dando como resultado un efecto natural, cálido y sutil en cualquier tono de piel.

Esta tendencia suaviza las facciones y hace que los ojos luzcan de mayor tamaño. Con esta técnica la mirada resulta mucho más iluminada, generando una sensación de frescura y calidez, lo cual suaviza los rasgos para un look que puede usarse en el día y transformarse fácilmente en un look de noche si se eligen tonos más oscuros.

Sombra

Maybelline – The Nudes
Sombras Tonos Tierra
$299.00

¿Qué se necesita?

Para elegir el color de nuestros bronzing eyes se debe utilizar una sombra cálida, un par de tonos más oscura que tu piel natural, así como una sombra de color claro, ojalá con algo de brillo. Es importante que tanto las sombras como el bronceador y el iluminador que elijas tengan un acabado satinado.

¿Cómo hacerlo?

Primero es necesario preparar la piel con nuestra rutina de cuidado normal, y agregar una prebase en el contorno de ojos para conseguir una textura lisa y uniforme. Si no tienes una prebase, el mismo corrector de ojeras puede funcionar.

Ahora, aplique un color bronce dos tonos más oscuros que el de tu tez en el párpado móvil (que va desde tus pestañas hasta tu cuenca) y define con un pigmento ligeramente más oscuro. Para esto puedes usar una brocha plana o redonda de tamaño pequeño. Después, toma otra brocha redonda y difumina el color con movimientos ascendentes hacia la sien, para lograr un ahumado tenue con la que tus ojos lucirán más almendrados.

Luego vas a dar dimensión a la mirada incorporando puntos de luz. Para lograrlo toma una brocha pequeña en forma de cono y aplica la sombra de color claro en el lagrimal, otro poco en el hueso debajo la ceja y termina con un trazo corto en el centro del párpado. Una vez más, toma la brocha mediana y difumina sin tomar color.

Termina el maquillaje deslizando un lápiz delineador nude (color piel) por toda la línea de agua inferior, marca la línea superior interna con delineador negro, riza las pestañas y aplica tu pestañina favorita con trazos largos para que no queden residuos.

Complementa tu rostro con un rubor en tonos coral, y aplícalos desde tu pómulo hacia la parte alta de las orejas, difuminando los bordes siempre hacia arriba con una brocha gruesa. También, ponte tu labial rosa o nude favorito.

Por último, aplica un polvo traslúcido para darle un acabado mate a tu rostro. ¡Mirada deslumbrante en minutos!