La refrescante propuesta en joyería que dejó el Bogotá Fashion Week

Omar Hurtado es un colombiano que deja en alto el trabajo del diseño originario fuera del país.

En medio del "boom" creativo de producción de accesorios de moda en Colombia – y que han llegado a mercados internacionales- hay líneas creativas que tienen éxito y luego son replicadas por muchas marcas. Los aretes con flecos, accesorios de motivos precolombinos, joyería dorada y también evocación de símbolos originarios a nivel bastante literal en lo figurativo han sido los rasgos comunes de varias marcas de accesorios que han llegado a venderse en Net- A- Porter y Moda Operandi.

Pero, en Bogotá Fashion Week, haciendo una cuidadosa curaduría por parte del Instituto Europeo de Diseño, hay propuestas que pueden tomar elementos de nuestros pueblos tradicionales para llevarlos un paso más allá y convertirlos en una propuesta distinta a todo lo anterior.

De esta manera destaca Edén, creada por el orfebre colombiano Omar Hurtado Pérez. El artista ha sido reconocido internacionalmente por el diseño de joyas precolombinas y el desarrollo de colecciones precolombinas para el MET de Nueva York, el Museo del Oro de Costa Rica, El Museo de Antropología DF y Templo Mayor en México. Su marca, a través del proceso de curaduría y apoyo de la Cámara de Comercio de Bogotá, fue  seleccionada como una de las firmas emergentes para la tercera edición de la Bogotá Fashion Week 2019.

Durante el evento, el diseñador Omar Hurtado Pérez, presentó su nueva colección “Trazos en el cielo”, que contó con 52 piezas inspiradas en los siete pájaros icónicos de Colombia. Los diseños fieles a la naturaleza, reflejan a través de texturas y movimientos, la mágica conexión entre la mujer y la naturaleza.

Actualmente  Edén está desarrollando una de las colecciones más importantes para los museos de Frida Kahlo, y este año pretende demostrar el talento colombiano, cautivando a través de sus diseños orgánicos y certificados con prácticas responsables.

¿De dónde nació ese gusto por el diseño, especialmente el de joyas?

El gusto por el diseño de joyas nace gracias al primer contacto que tuve con las piezas originales del Museo del Oro de Colombia. A través de ellas pude encontrar un ADN que me sensibilizó y me llevó a querer entender su lenguaje, su ornamento y accesorios a través de la creación de joyas.

¿Qué joya cree que lo ratificó como diseñador en este campo?

La joya que me permitió entrar a este mundo del diseño, fue la del Pez Alado. Ésta, representa los tres mundos, me permitió encontrar y entender la conexión tan sublime entre el aire, el fuego y el agua; podría decir que con esta joya comienza toda mi historia.

¿Cómo es el paso a paso de la elaboración de una joya?

El proceso de elaboración de una joya consta de varias etapas: primero, observar y apreciar lo que se va a diseñar; segundo, hacer un molde en cera, tercero, hacer con ese molde una fundición para convertirlo en metal a través del proceso llamado cera perdida.

Luego con el metal listo se realiza una matriz que se convierte en el original, con éste se construye el modelo y se realiza la inyección en un molde que da vida a diferentes piezas; se montan las piezas en un soporte. Después se quema la cera en un horno para eliminarla, se funde la pieza, y para finalizar, después de pulir y darle confección a la pieza se pinta, en mi caso con pigmentos vegetales extraídos de las plantas.

¿Qué se debe tener en cuenta a la hora de hacer réplicas de diseños precolombinos?

Lo que se debe tener en cuenta se resume en dos palabras: ADN, que es la esencia, lo que está dentro de cada pieza y talento, para poder plasmar de la mejor manera la esencia de esa pieza.

¿Cuál es su límite a la hora de cambiar el diseño original de una piezas?

No podemos cambiar el diseño original de las piezas, puesto que fueron desarrolladas bajo su propio concepto, ellos plasmaban sus creencias y la particularidad de todo su entorno, los tiempos modernos permiten hacer transformaciones pero la esencia de la pieza es la misma, nuestro limitante es precisamente ese, vivimos en una época diferente y no conocemos el significado ni la naturaleza exacta de cada pieza.

¿Su inspiración siempre es Colombia?

Sí. Colombia siempre es el eje central de todo lo que hago, es nuestro origen, nuestras raíces, nos hace únicos y diferentes. Pienso que además, es una buena oportunidad para mostrar al mundo nuestro arte, nuestras costumbres, y lo privilegiados que somos con toda la riqueza natural; hace parte de nuestra identidad.

Es difícil consolidarse como diseñador de joyas en el ámbito internacional, pero usted lo ha logrado, ¿cuál es el éxito?

Hemos logrado consolidarnos en todos estos lugares maravillosos, gracias al trabajo constante y hemos podido plasmar a través de nuestras piezas el ADN colombiano de una manera única, diferente. Además hemos trabajado fuertemente para que todos los procesos de producción sean amigables con el planeta.

Las creaciones en términos de diseño siempre tienen un significado, ¿cuál es el que ve en una joya?

Cada una de nuestras joyas tiene un contexto y un significado. Por ejemplo, en la colección Trazos en el cielo, que acabamos de presentar en Bogotá Fashion Week, queríamos reflejar el arco iris de la vida y la conexión tan especial de la mujer con la naturaleza, para lograrlo elegimos siete de las aves más representativas de Colombia, y las relacionamos con la mujer.

El Guacamayo simboliza vida, el Colibrí mensajero espiritual, el Turpial canto de la mujer, el Gallito de roca, simboliza la feminidad y la belleza; el Barranquero, la familia, entre otros.

 

TE COMPARTIMOS EN VIDEO: