Cómo tratar tu cabello si tienes las raíces grasas y las puntas secas

Es un cabello común que requiere de atenciones específicas.

Tu pelo te está dando guerra, no sabes cómo tratarlo porque tienes las raíces grasas y las puntas secas y no has logrado darle ese equilibrio que necesita para lucir esa melena que tanto deseas. Pues atenta, aunque no lo creas no eres una en un millón, pues este tipo de cabello es más común de lo que se crees.

Lo importante para este tipo de cabello mixto es conseguir un equilibrio reduciendo el exceso de grasa en el cuero cabelludo y nutriendo medios y puntas para combatir la deshidratación.

Estos son los cuidados que requiere un pelo mixto para que luzca siempre sano, suave y brillante desde la raíz a las puntas.

Si quieres un rostro más perfilado apuesta por estos 3 cortes

Destaca tus rasgos faciales para lucir un rostro más perfilado y estilizado con estos cortes.

El lavado

Lavar el cabello de forma adecuada es el primer paso para conseguir que luzca sano, brillante y sedoso. Lo más recomendable es usar un champú neutro, muy suave, capaz de mantener el equilibrio del cuero cabelludo, especialmente en aquellos casos en los que el exceso graso hace necesario el lavado frecuente (a diario).

El champú más recomendable es el que contiene ingredientes capaces de limpiar sin agredir y de alimentar el cabello sin engrasarlo. Elastina, vitamina E, proteínas o germen de trigo son algunos de los componentes que no deben faltar en el champú destinado a tratar un cabello mixto, con independencia de que se trate de un pelo corto o largo.

Las cremas acondicionadoras, los bálsamos y los tónicos capilares son ideales para cuidar tu pelo de manera.

Cómo aplicarlo

Tras un lavado, aplica una mascarilla pensada para combatir la grasa de las raíces y, antes de eliminarla, proteger tus puntas con un bálsamo reparador. De esta manera sacarás el mejor partido de cada uno de los cosméticos haciendo que actúen donde son necesarios.

Mascarillas caseras

Para la raíz

Son muy efectivas a la hora de combatir cada área. Puedes reducir la grasa de las raíces con una simple mascarilla hecha con un yogur natural y el zumo de medio limón. Aplícala sólo en la parte superior de la cabeza y déjala actuar 15 minutos antes de lavar el cabello con un champú neutro.

Para las puntas

Para nutrir e hidratar en profundidad medios y puntas, mezcla una yema de huevo con tres cucharadas de aceite de oliva y una de miel. Extiende la mascarilla por el pelo y deja que realice su efecto reparador durante al menos 15 minutos.

Para verle un mejor efecto alterna las semanas para usar cada una. Solo necesitas un poco de paciencia

Otros consejos

Cuando seques el cabello trata las puntas con delicadeza eliminando el exceso de agua apretando suavemente con la toalla (no restriegues, aumentarás la descamación).

No seques con brusquedad las raíces porque irritarás el cuero cabelludo.

Aplica un tónico específico para raíces que reactive la circulación de la zona y ayude a controlar las secreciones sebáceas.

No abuses del secador y si es necesario para conseguir el peinado que deseas, no olvides aplicar un serum con protección térmica en las puntas para evitar así que aumente su sequedad.

Fíjate en la composición de las espumas y geles moldeadores y utilízalas sólo en aquellos puntos necesarios para dar forma al peinado.

 

Te recomendamos en video: