Imágenes sin retoque: ellas se atreven a posar en la nueva campaña de Dove

Testimonios auténticos de mujeres de distintas edades y nacionalidades es lo que podemos ver en la última campaña de antitranspirantes de Dove, lo que se logró gracias a un casting masivo en el que participaron activamente más de 150 mujeres a lo largo de todo Chile. Karina Faúndez, María Ximena Vargas y Jenniffer Perdomo son algunas de las protagonistas de esta aventura.

Dove trabaja bajo el compromiso de representar la belleza real, y es por esto que, para su última campaña de antitranspirantes, la marca plasmó la diversidad que existe en Chile, tanto de mujeres locales como de extranjeras que han llegado a nuestro país. Al igual que lo ha venido haciendo hace años, en esta oportunidad la idea era nuevamente salir de lo común para lograr representar a un público mucho más amplio para que todas pudieran sentirse parte. “Dove tiene como propósito, a lo largo del mundo, empoderar a las mujeres y hacer que ellas sean la mejor versión de sí mismas, dándoles seguridad y reforzando su autoestima”, explica Belén Fernández, Product Manager de Dove Chile.

Para esto, la firma salió en búsqueda de las protagonistas de su nueva campaña a través de un casting que invitaba a distintas mujeres a sumarse al desafío de probar durante siete días el Antitranspirante Dove Original. El primer paso fue recorrer las calles para encontrar a personas que no hayan utilizado la marca en los últimos 12 meses. Luego de eso, se contactaron con ellas por teléfono para hacerles una encuesta en profundidad y conocer el perfil de cada una. Una vez que ellas aceptaban ser parte del casting, tenían que mandar un video presentándose frente a la cámara. “Uno de los principales criterios que utilizamos para elegir a nuestras protagonistas fue que ellas se sintieran, de alguna manera, empoderadas con esto. Nos sorprendió mucho la actitud que tuvieron las participantes de este casting: ciento por ciento comprometidas y, desde el minuto uno que decidieron hacer la prueba, se creyeron el cuento y nos entregaron un feedback positivo”, agrega la vocera de la marca.

La segunda parte de este desafío era que ellas registraran su experiencia con el uso del antitranspirante Dove en videos grabados con el celular, para compararlo con su desodorante de uso tradicional. Sorprendentemente, muchas enviaron sus clips y son algunos de esos mismos los que se pueden ver en el último comercial y que también veremos en redes sociales.

dove

Entre las seleccionadas está Karina Faúndez, una chilena de 43 años que asegura que esta experiencia le ayudó a hacer una pausa en su vida, mirarse y redescubrirse como mujer. Diseñadora de profesión y madre de dos hijos, Karina describe esto como una exploración, una búsqueda atractiva para tratar de generar un logro. “Cuando supe que había quedado fue maravilloso, porque fue creer en mí y también, un cable a tierra. Dentro de todas las cosas que nos pasan a las mujeres, o en mi vida en particular, he ido mutando mucho y necesitaba esto para mí”. Y este era precisamente uno de los objetivos que quería lograr la iniciativa: darle la oportunidad a cualquier mujer de ser parte de la campaña y sentirse parte de ella. “Sirvió para mi autoestima y para dedicarme a mí… Es mi momento. Ahora me tengo que concentrar y estar para mí. Es maravilloso, como un regalo que yo misma me otorgué a través de esta exploración”, concluye.

dove

Otra de las elegidas es María Ximena Vargas, una paisajista que, a sus 53 años, nunca pensó aparecer en un comercial. Hace tres años se separó y, entre medio de este proceso, sus dos hijos se fueron a vivir Australia. Desde ese momento quiso dejar de trabajar para tener tiempo de hacer lo que le gusta. En un par de semanas más partirá a ver a sus hijos durante 35 días, un viaje que la tiene muy emocionada. Sobre su participación en la campaña de Dove, María Ximena dice que ha sido una experiencia muy entretenida e inesperada. “Qué loco. ‘¿Cómo llegué a esto? ¡A hacer un comercial a esta edad!’, me pregunto. Me encanta, ha sido simpática la experiencia. Cuando me llamaron dije: ‘¿Por qué no?’”, cuenta con entusiasmo. María Ximena agrega que le ha impresionado la cantidad de gente que la ha llamado desde que el comercial comenzó a salir en la televisión para comentarle su aparición, por lo que todo ha sido muy entretenido para ella.

dove

Jenniffer Perdomo lleva tres años viviendo en Chile y también es parte de esta campaña, algo que ella nunca se imaginó. Tiene 36 años, es de República Dominicana y abogada de profesión, pero siempre se ha desempeñado en tareas de labor humanitaria en distintas partes del mundo. Desde hace mucho tiempo conoce Dove, porque era un infaltable en la maleta de cualquier persona que viajara a la isla desde Estados Unidos, pero nunca pensó que un día ella sería una de las protagonistas de la marca. “Aunque esto partió recién, y tiene muchas cosas que mostrarme aún, sentir en la distancia el apoyo y orgullo de mi familia por este proyecto, es para mí la mejor de las pagas. Sin mencionar el inagotable apoyo de mi esposo. Creo que él se emociona mucho más que yo en todos mis pasos y locuras”, cuenta. Sobre su experiencia con el antitranspirante, Jenniffer explica que está feliz y segura con los resultados. “No quiero volver para atrás. Digo: ‘¿Y si me pongo otra cosa y me mancha’”, finaliza riendo.

Sello sin distorsión digital

Un estudio, realizado en 2016 por Dove Global Beauty and Confidence Report, reveló que las mujeres, a nivel global, han perdido confianza en lo que ven. El 77% de ellas cree que todas las imágenes en los medios de comunicación han sido alteradas o retocadas digitalmente. Por otro lado, el 69% constata crecientes presiones de la publicidad para que ellas alcancen un estándar de belleza poco realista. Al respecto, Sophie Galvani, vicepresidenta de Dove Global, comenta que “sabemos que las mujeres actualmente no se sienten fielmente representadas en los medios y la publicidad. ¿Por qué eso es importante? Porque sabemos las consecuencias de esto en la autoestima, porque estas mujeres dejan de participar apropiadamente en la vida. Les afecta en la salud, en el trabajo, en sus relaciones con otros, en sus aspiraciones. El número de mujeres que se sienten mal por este motivo es cada vez mayor”. Es por esto que Dove incorpora este sello en todo el contenido publicitario de la marca, lo que significa que sus imágenes no han sido retocadas. “A esta iniciativa le ha ido muy bien y ahora hay otras marcas que quieren hacer lo mismo. Es brillante que las imágenes no sean distorsionadas, porque repercute en la vida de las mujeres”, concluye Sophie.

Te recomendamos en video