La blefaroplastia, otro tratamiento estético que crece en Ecuador

La blefaroplastia o tensado de párpados es una técnica que nació en China, revolucionó en Europa y hoy en día se la hace en Ecuador.

Tener una mirada joven, fresca y renovada es el objetivo principal de muchas mujeres para lucir una imagen nueva, esto es posible gracias al arte de la blefaroplastia sin cirugía.

Este es un tratamiento estético que utiliza la técnica Phi-ion la cual permite que se genere un efecto tensor en las fibras de colágeno permitiendo el levantamiento del párpado, sin necesidad de corte o anestesia general.

Según Daniela Mancheno, dermocosmiatra y directora de Eternia Derma Center, este tratamiento es súper rápido e indoloro ya que el procedimiento no requiere de una dolorosa recuperación como es el caso de la cirugía.

 

"Yo me especialicé en este técnica directamente en Europa y he visto los resultados con mis pacientes tras el tensado de la piel usando sus propias fibras de colágeno. El procedimiento dura máximo una hora y media y la recuperación es suave y rápida", indica la especialista.

Para realizar este proceso se requiere la pluma PHO-ION, un dispositivo portátil que posee una concentración de energía de plasma y que actúa directamente en las líneas de tensión de la piel.

Este procedimiento desencadena una contracción instantánea; endureciendo las fibras de la piel para crear un efecto de elevación, remodelación y rejuvenecimiento.

Lo más importante de este tratamiento es que los resultados se pueden ver desde la primera sesión, teniendo un efecto permanente y una recuperación en escasos días, permite que la paciente regrese a sus actividades diarias, indica Mancheno.

Los beneficios principales de este tratamiento es difuminar las líneas de expresión de la zona de los ojos, rellena de forma natural con la producción de colágeno el párpado móvil obteniendo una mirada joven, nueva y renovada, previniendo la flacidez.

Recuperación fácil

Posterior al tratamiento el párpado queda con una leve inflamación por más o menos de cinco a siete días, para este procedimiento se recomienda cuidados mínimos que no requieren de mayor esfuerzo.

Se sugiere utilizar gafas si se va a salir al aire libre, tomar mucha agua para que exista una mejor regeneración de las fibras y comer alimentos que tengan colágeno.

 

 

 

La experta recomienda hacerse la blefaroplastia una vez al año para un mantenimiento.

Tras este procedimiento y de seguir las sugerencias recomendadas, el resultado te hará ver más joven y renovada.