Esta es la limpieza facial que debes realizarte guiada por una profesional

En solo seis pasos lograrás una limpieza profunda para un rostro saludable.

Aunque laves tu rostro diariamente y uses todas las cremas indicadas para tu tipo de piel, todos necesitamos una limpieza facial profunda para que esta pueda respirar ya que solemos tenerla cubierta de maquillaje.

No exageres en los tratamientos que usas: es bueno tomar períodos de recreo entre uno y otro. Si te haces uno cada semana, puede que tu piel se resienta, esté más sensible y expuesta, y eso puede hacer que las manchas o líneas de expresión se acentúen en vez de atenuarse.

Sin embargo, hay algo que debes realizar con regularidad: la limpieza facial profunda. Aquí, nuestra cosmetóloga Sofía Loor te explica los pasos para realizarla. En caso de presentar problemas graves en tu piel es necesario acudir a un dermatólogo.

1. Desmaquillar

Incluso si no llevas maquillaje, hay que hacerlo con una crema o jabón especial para la cara y así comenzar con la piel perfectamente limpia.

2. Abrir los poros

Se realiza colocando sobre el rostro, por 10 minutos, una toalla pequeña mojada en agua muy caliente.

3. Tonificar

Se usa una loción tonificante o astringente para absorber la grasa de los poros abiertos.

4. Exfoliar

Aplicar un exfoliante permite deshacerse de células muertas y preparar mejor la piel para los siguientes productos.

5. Aplicar una mascarilla

Tras la limpieza llega el momento perfecto para aplicar una mascarilla que permita tratar las necesidades específicas de la piel: para hidratar, tonificar, iluminar, tensar, recuperar colágeno, etc.

Por ello es importante el criterio de la especialista para identificar tu tipo de piel y así determinar qué productos y mascarillas te convienen y cuáles pueden ser perjudiciales.

6. Hidratar

Terminar con una crema hidratante y, si es de día, un protector solar.

Recuerda no exponer tu rostro al sol durante unos 20 minutos después de este tratamiento facial completo.

Conversando con la experta

El rostro es nuestra principal carta de presentación y lo tenemos muy claro. Sabemos que diariamente debemos limpiarlo, tonificarlo e hidratarlo; sin embargo, una buena limpieza, más profunda que la del día a día, es imprescindible, especialmente si vivimos en la ciudad, rodeadas de agentes contaminantes que afectan y deterioran nuestra piel permanentemente.

La limpieza facial es un procedimiento mínimamente invasivo que se debe realizar una vez al mes, no solo para mujeres, sino también para hombres.

Cabe destacar que no solo es un tema que debe practicarse por estética, sino también por salud.

Es idóneo hacerse una limpieza facial, ya que no solo elimina puntos negros, barros, espinillas, sino que ayuda también a que la piel respire y se sienta menos congestionada; el proceso que se utiliza normalmente es muy sencillo pero a la vez importante.

Tip: Recuerda ir a la cama siempre con la cara limpia, ya que cada vez que te maquillas estás colocando una serie de químicos y sustancias desconocidas que tu piel termina asimilando, peor aún si no utilizas los productos adecuados.

Por lo tanto, es importante retirarlos completamente al final del día para permitirle a tu rostro oxigenarse y liberar los poros de la piel de lo que por varias horas le impidió respirar correctamente