Si haces esto con tu sostén ¡lo estás arruinando!

Estas son las cosas que le estás haciendo a tu sostén y lo están deformando poco a poco sin que lo notes

El brasiere o sostén nos acompaña a donde vayamos, es nuestro fiel compañero de duras batallas diarias y no siempre le damos el trato que se merece, ya que frecuentemente se nos olvida que es una prenda delicada que se deforma fácilmente y la lavamos como sea, donde sea y la guardamos sin el más mínimo cuidado.

Porta brasier

Porta brasier
Organizador
$149.00

adquierelo-0fb3cb263f4e0bd8f03bd108dc2c3cb8.jpg

Por si esto fuera poco, esta prenda íntima no es nada barata, así que nos duele cuando comienza a perder la forma o cuando las varillas comienzan a atacarnos 'directo al corazón'. Es por ello que a continuación te presentamos algunos tips infalibles para que logres cuidar estas prendas íntimas y te duren en buen estado por mucho más tiempo.

Higiene

Por lo regular tenemos más de un sostén, es por ello que debemos tener una higiene adecuada y lavarlos por lo menos una vez a la semana luego de usarlos e intercambiarlos con otros para no deformarlos.

Tip: Se recomienda lavarlos a mano con jabón neutro o puedes meterlos a la lavadora con bolsas especiales protectoras de ropa interior. Para que no pierdan la forma lávalos con los broches traseros cerrados, recuerda que siempre deben secarse al aire libre y en gancho, nunca en la secadora.

Cuida la tela

Es normal que en algunas ocasiones los brasieres tengan hilos salidos o motitas que parecen peluza que los hacen lucir viejos o descuidados. Procura retirar estas imperfecciones con una tijera y evita jalarlos porque podrías dañar la tela.

Guarda correctamente

Los brasieres deben colocarse abiertos, uno sobre el otro en un cajón, nunca deben doblarse, porque se cuartean y se arruinan rápidamente. En Internet puedes encontrar estuches especiales para organizarlos y guardarlos manteniendo su forma original y ahorrando mucho espacio.