¿Ojos cansados e hinchados? Atrévete a usar las propiedades del pepinillo

Te traemos algunos beneficios que tienen los pepinillos, un genial remedio natural.

Las mujeres actualmente tenemos un sinfín de quehaceres en el diario vivir. Trabajo, compromisos, niños, oficios de hogar. Todo esto puede llegar a un punto donde nos sentimos agotadas y ese cansancio se exterioriza en los ojos, en “bolsas” que surgen debajo del párpado inferior.

Otras causas de que esto ocurra pueden ser falta de sueño, retención de líquidos y deshidratación. También por seguir una alimentación poco equilibrada o simplemente factores hereditarios.

El aspecto en el rostro es muy crucial para nosotras. Por eso, erradicar estas molestosas “bolsas” o la hinchazón de ellos es tan relevante. Te traemos algunos beneficios que tienen los pepinillos, un genial remedio natural y sencillo para disfrutar en casa.

¡Ya no más ojos cansados!

Atrévete a usar esta maravillosa hortaliza que tiene altísimo contenido en agua y que aporta una gran cantidad de vitaminas y minerales como potasio, sodio y calcio. Y dile adiós a los ojos cansados. Su contenido de agua lo convierte en el remedio para eliminar las odiosas “bolsas” bajo los ojos, debido a las cualidades refrescantes e hidratantes.

Olvídate de los ojos hinchados

El pepinillo es especial para reducir la retención de líquidos. Por lo que a la hora de disminuir la hinchazón que se forma alrededor de los ojos es altamente efectivo.

¿Cómo usarlo? Súper sencillo

No tiene nada de ciencia. Preparar las rodajas del pepinillo es sumamente fácil, pero es importante que antes de su uso se someta a buena refrigeración. Esto también ayuda mucho a desinflamar mejor la zona y hace su trabajo más efectivo.

Inmediatamente que esté frío, procede a lavarlo y cortarlo en pequeñas rodajas. Busca un lugar cómodo y relajante para reposar tu cabeza, y sobre una zona alta para que puedas colocar las dos rodajas del pepino sobre los ojos. Luego deja que actúen por 15 ó 20 minutos.

Poco a poco verás los resultados, y de repente ¡voilá! Ya no hay hinchazón ni ojos cansados, gracias a las maravillas del pepinillo.

Con información de Rosmelin Delgado

Te recomendamos en video