Su expareja la golpeó y la secuestró en su propia casa y un repartidor de pizza le salvó la vida

Según reseña www.nbcnews.com un conductor de la franquicia Domino's Pizza ayudó a poner fin al asalto y secuestro.

Como si se tratara de una historia sacada de la ficción una mujer en Estados Unidos a quien su expareja había golpeado y secuestrado fue rescatada gracias a un repartidor de pizza que acudió a llevar un pedido a la casa donde la mantenían contra su voluntad.
De acuerdo a la  reseña www.nbcnews.com un conductor de la franquicia Domino's Pizza ayudó a poner fin al asalto y secuestro de una mujer que estaba detenida en su casa de Wisconsin.

Según relató la policía Joseph Grundl acudió a despachar una la pizza a una pareja de mediana edad en el condado de Sheboygan el miércoles cuando notó que la mujer ubicada detrás del hombre que abrió la puerta para pagarle la pizza estaba en actitud extraña.
“El hombre abrió la puerta y yo le di la pizza, me di cuenta de que la mujer detrás de él, que resultó ser su ex, tenía un ojo morado”, contó el empleado a NBC News en una entrevista telefónica.

"Ella me dijo 'ayúdeme' a mí y luego, cuando el tipo se fue a buscar dinero, dijo 'llame a la policía"". Esto era justo cuando estaba a punto de irme. Me fui y luego, cuando volví al restaurante, que está a unos 8 minutos en coche, marqué el 911 ", dijo.

Al llegar a la escena la policía vio al hombre tratando de evitar que la mujer de 57 años abriera la puerta.
El hombre, quien fue identificado como Dean Hoffman, de 55 años de edad, se vio obligado a dejar entrar a los oficiales. La víctima gritaba "ayúdame" y "por favor entre".

Según el informe de la policía, la mujer les dijo a los oficiales que ella y Hoffman habían estado en una relación y que habían vivido juntos en otro lugar desde diciembre de 2016 hasta agosto de 2018 cuando se mudó a la casa que recibió la entrega de pizza.
Alrededor de la 1 pm del miércoles, Hoffman entró a la casa de la mujer sin ser invitado, dijo a la policía. Después de que la mujer amenazó con llamar a las autoridades, Hoffman comenzó a agredirla físicamente, dejándola con un ojo morado y una nariz ensangrentada, según el informe policial. Luego, supuestamente, la arrastró al segundo piso por el pelo, donde ató sus manos y pies con un cable de alimentación y la amordazó con una toalla y un paño satinado.

Sería su última noche con vida

La mujer dijo a los investigadores que "estaba segura de que iba a morir esta noche", dice el informe policial.
Hoffman la amenazó con un arma. La policía dijo que encontraron armas de fuego calibre .22 en el baúl de su carro.
El agresor fue detenido bajo cargos de estrangulación y asfixia, detención ilegal, agresión, intimidación de una víctima y robo. También se lo colocó en vigilancia de suicidio en las celdas de la zona de reserva debido a los comentarios suicidas que hizo a la policía y lo que parecía ser una nota de suicidio que escribió mientras la mujer estaba atada, según el informe policial.
Aunque Grundl no ha tenido ningún contacto más con la mujer a la que ayudó, dijo que su hijo se detuvo en su Domino's varias veces para expresar su gratitud.

Lo que parecía ser una película de terror tuvo un final feliz para la mujer.

Te recomendamos en video: