Inna Moll sobre los estereotipos: "No falta la persona que te crítica y te encasilla en algo que no eres"

La modelo e influencer de 21 años habló de su exitosa carrera como youtuber, que le ha permitido posicionarse como uno de los rostros más conocidos en redes sociales y destacar como conductora del programa Actitud viajera de 13C. Una apuesta perfecta para protagonizar nuestro Especial Beauty de primavera.

Los aires primaverales se hacen sentir en Santiago. El mismo lugar que ha albergado a María Ignacia Moller Bilbao (21), modelo y youtuber –más conocida como Inna Moll–, durante los últimos días y del que pronto volverá a despedirse. Todo gracias a sus inacabables proyectos, que la han llevado a conocer el mundo haciendo lo que ama: viajar. Una pasión que trascendió a la pantalla chica, donde brilla como animadora del programa Actitud viajera de 13C.

A su corta edad, suma muchas más victorias que derrotas y goza de una envidiable notoriedad en redes sociales, especialmente en Instagram (@innamoll) y YouTube. Una aventura en la que se embarcó gracias a su ex pareja, Adam Horowit, quien la instó a tomar protagonismo en la plataforma de videos. "Yo era un personaje secundario en su canal de YouTube y después decidí abrir el mío", cuenta con sus hiptonizantes ojos azules.

Se autodefine como espontánea, alegre y trata de sacarle el máximo provecho al día a día. Una energía que se ve apenas llega a esta entrevista, con un look rosa igual al de su acompañante: su perrita Emma de un año. Misma energía que intenta reflejar en su canal, que hoy suma casi un millón de seguidores.

¿Cómo enfrentaste el salto a la fama?

¡Todavía no me acostumbro! En Chile hay mucha gente que me conoce y ha sido súper drástico el cambio, pero, como estoy siempre afuera y ahí no soy tan conocida, aún todo está bien. Me gusta mucho, pero la fama igual tiene su lado bueno y su lado malo.

En tu canal compartes muchas cosas personales.

Creo que la gente se siente identificada con el canal, entonces, mientras más natural y abierta sea, más se interesan en lo que estoy haciendo. Igual trato de no cerrarme, pero tengo cero problema en hablar de mi ruptura o mis defectos.

¿Cómo definirías la conexión que mantienes con tus seguidores?

Súper cercana. La gente me cree bastante y existe una conexión muy fuerte con ellos. No sé cómo explicarla, pero tienen una relación mucho más fuerte conmigo en YouTube, que en Instagram o una historia.

¿Cuál es la clave del éxito en esta plataforma?

Al principio, siento que ayudó la constancia. Estuve un mes subiendo todos los días videos y eso fue una gran ayuda para obtener los primeros seguidores. Después creo que fue por ser real. Las redes sociales están afectando mucho a la gente y trato de ser lo más real que puedo. Creo que la gente se siente identificada. Es eso, porque les he preguntado (ríe).

En algún momento, ¿te sientes agobiada por las peticiones de tus seguidores?

Sí, o sea, desde que partí en redes sociales se siente la presión de la gente o de lo que piensan, pero igual sigo mi instinto.

Inna Moll

AVENTURERA

Como pocas personas, tiene la fortuna de vivir haciendo lo que ama, por eso la conducción de Actitud viajera la cuenta como una victoria. "No soy periodista y esa es una de las cosas a las que le tenía mucho miedo. De todas formas, lo tomé como un desafío y hasta ahora ha salido súper bien", admite. Además, agrega que “es como pasar lo que hago en YouTube a la televisión. Salió súper natural y espontáneo. Además, el equipo con que trabajo ha sido increíble y todo ha funcionado súper bien. Pero, por ahora, no sé si la tele es lo mío. Tengo otros planes", confiesa.

¿Cuáles?

No suelo hacer planes muy a futuro, pero sí me gustan marcas como Disney y Netflix. Si tuviera un punto máximo al que llegar, sería algo así (ríe).

¿Está en tus planes estudiar?

La verdad es que por ahora no. Sí me gustaría mucho inscribirme en cursos de comunicación. Quiero aprender a hablar mejor con la cámara, tener más vocabulario. No estoy cerrada a eso.

Inna Moll

CONTRA LOS ESTEREOTIPOS

Permanecer en un solo lugar se ha vuelto complicado para Inna Moll, quien ha dejado su huella en países como España, Brasil, México y Estados Unidos, en donde ha brillado como modelo. Su carrera comenzó a los doce años. Un tiempo después, ingresó a la agencia Elite Model y emigró a We Love Models, con un auspicioso panorama que le trajo sus primeras ofertas.

Pero no todo ha sido color de rosa. Inna vivió en carne propia los fuertes estereotipos que impone este mundo. "Tuve un mal rato con una agencia en Los Ángeles porque subí de peso. Era mi primer viaje, era más chica y no tenía noción de lo importante que era el trabajo. Ahí me dijeron que casi yo estaba metida en las drogas o carreteando demasiado. Todo para no decirme que estaba gorda", recuerda.

¿Desarrollaste inseguridades debido a esas críticas?

Sí, de todas maneras. Primero porque estaba sola, no estaba mi familia, me sentía como súper desorientada. Entonces, en un momento, mi autoestima se fue al piso. Me sentía súper mal…

Hace poco publicaste en Twitter una fotografía de una de tus paletas publicitarias, donde alguien escribió encima "las mujeres no somos así". ¿Cómo lo enfrentaste?

La verdad es que me hizo pensar, porque hay marcas que a veces eligen un prototipo que no es el típico. Pero también encuentro que ése es un problema de las marcas. Nunca me sentí culpable, pero me hizo pensar, recapacitar y subí la foto para que se creara un poquito de conciencia y conversación.

¿Crees que han cambiado los estereotipos?

Sí, y me parece que van a seguir cambiando y eso me encanta. Aún falta mucho, pero creo que vamos por buen camino.

¿Te sientes atrapada en alguno?

He peleado con eso desde que partí en YouTube, porque en Chile soy la típica cuica y casi que “hija de papi”, y no es así. Entonces, he tratado de mostrar que sí se puede, que tengo mis cosas, que estoy viajando sola y eso la gente lo valora, pero no falta la persona que te crítica y te encasilla en algo que no eres.

NO TE PIERDAS EL BACKSTAGE DE LA SESIÓN DE FOTOS DE INNA MOLL