Acaba con estos 7 errores cuando te aplicas el rimel

Atención con esos descuidos que podrían opacar el impacto que deseas lograr en tu mirada.

Quizá piensas que utilizar la máscara de pestañas es muy fácil, pero puedes cometer errores que opacarán el impacto del rimel que deseas lograr en tu mirada. Y por el contrario pudieras estar dando una apariencia de mirada cansada, enrojecida, inflamada y quizá estés dañando tus pestañas.

Te explicamos cuáles son los errores más comunes

– Colocarte más de una capa de rimel

No creas que porque aplicas 4 ó 5 capas de máscara de pestañas lucirán más voluminosas, esto solo crea grumos. La forma correcta es usar tres capas:

La primera, que vaya de la raíz a la mitad de las pestañas.

La segunda, de esa mitad a la punta.

Y la tercera, que abarque todo el largo de tus pestañas.

– Dejas las pestañas pegadas

Es importante dejar un tiempo para que sequen entre cada aplicación. Porque los grupos de la misma mascarilla dejan las pestañas unidas.

– ¿Usaste una máscara vencida?

Respeta la fecha de caducidad de cada producto, porque luego de ese tiempo la fórmula pierde estabilidad. Además, esto puede provocar irritaciones e incluso infecciones en los ojos.

– Resecar el producto

Es muy común la manía de bombear el cepillo dentro del tubo de la máscara para retirar mejor el producto. Pues resulta que esta práctica los reseca y desestabiliza su fórmula. El deber ser es girar el aplicador dentro del envase, con movimientos circulares.

– Dormir con la máscara de pestaña

Hacerlo con cualquier tipo de maquillaje es dañino para la salud de la piel. Dormir con el rímel trae desagradables consecuencias: los pigmentos de la máscara puedan entrar a los ojos.

Te recomendamos en video