¡Imperdibles! Estas son las mejores tendencias que dejó la New York Fashion Week

Revisa aquí lo mejor de la Semana de la Moda en Nueva York

La vida pasa tan rápido que no la alcanzamos ni a fotografiar. Así de rápido vuelan las tendencias y ya aparece una nueva edición del New York Fashion Week.

Más que explosión de creatividad, color y branding, podemos leer entre líneas nuevos paradigmas y tendencias para futuras generaciones.

El power dressing que venimos mirando hace rato sigue latiendo cada vez con más fuerza: líneas masculinas para nosotras, la re-significación del traje y empoderamiento de la silueta de una mujer con vigor y sin tapujos. Tibi y su paleta rígida de tenues matices que vuelven con fuerza, rindiendo un homenaje al poder que tenemos de llegar tan lejos como queramos. Tradicionales trajes envueltos en extra tela, estilismo natural y deslavado, una apuesta que nos hace pensar en mirar nuevos horizontes, fuera de las líneas del cuerpo, y en no ser tan esclavas de nuestras siluetas o luchar con cuán perfectas somos para mostrar.

Los nuevos paradigmas ante la creación y el diseño de la ropa, como un concepto general, se hacen notar en trazos verticales y geométricos, minimalismo y descontruccionismo, kilométricas piezas de tela. Inspiraciones del otro lado del mundo que nos hace pensar en que la moda en el futuro quizás será así…, más simple, unisex, con la finalidad de no vestir hombre o mujer, sino que seres humanos como un genérico. Finalidad=proteger el cuerpo del clima, polución, rayos UV o mantenernos a temperatura.

Te puede interesar:

La batalla con el cuerpo sigue quebrando estereotipos y prototipos. Una vez más, y sobre las pasarelas más importantes del mundo, increíbles modelos, con cuerpos de diferentes tallas, también fueron un hito a destacar. Las marcas están aterrizando sus diseños a diferentes tipos y estilos, no sólo para mujeres delgadas, tonificadas o morfológicamente geométricas.

La paleta de los colores empolvados, emulando tonos naturales del desierto, irrumpieron como la gama cromática más apetecida con la que diseñaron esta  nueva temporada. Pequeños diseños con tramas entretenidas, textiles ligeros, como camisolas o pijama de dos piezas, siguen como caballito de batalla.

Yo los llamaría tonos de pastelitos los favoritos de muchas: rosas, verdes agua, malva, gama de cremas y nudes. Muy bien lo hizo Alena Akhmadullina en su hermosa colección que, sin dudas, nos lleva a soñar en estado slow.

El vestir durante toda la historia de la humanidad ha representado clases sociales, poderío económico,  grado, represión, libertad, opresión, pobreza, riqueza, pero esta temporada siento que la ropa grita libertad, vida sin tapujos, igualdad, oportunidad, simpleza. Un milenio lleno de información, la era de la co-creación. Vivimos para compartir, soñar a través de las pantallas a un ritmo imparable. Un nuevo shot de información y tendencias que están listas para salir al mercado como pan caliente. Hagamos que valga. Y tú, ¿qué quieres gritar cada vez que vistes por las mañanas?

Te recomendamos: