¿Por qué las novias llevan un ramo de flores en las manos?

Seguramente alguna vez te has preguntado esto y aquí te tenemos la interesante respuesta

Las bodas siempre nos evocan emoción pues están llenas de tradiciones como el llevar algo azul, algo nuevo, algo prestado, el significado del tamaño del velo, y miles de cosas más. Sin embargo, el ramo es una de las características más importantes que complementa el vestido de la novia.

Hoy te diremos de dónde proviene esta bella tradición del ramo de flores y cómo ha evolucionado hasta nuestra época.

Antigua Roma

Como miles de tradiciones, comenzó en la antigüedad en Grecia y Roma, cuando la pareja de novios utilizaba un collar alrededor del cuello, el cuál simbolizaba una nueva vida, esperanza y fertilidad. Los collares se creaban con hierbas aromáticas y especias, ya que tenían la creencia de que los olores fuertes poseían poderes místicos y de este modo se alejaba a los malos espíritus.

De la realeza

En el siglo XVIII,  durante la boda de la Reina Victoria con el príncipe Alberto de Sajonia, fueron sustituídas las hierbas y especias por caléndulas. Además de flores comestibles como el eneldo (hierba de la lujuria) que después se comían los novios e invitados durante la recepción.

Flores y mensajes secretos

En la época victoriana las flores se convirtieron en mensajes secretos que los amantes se enviaban con distintos significados entre cada flor, con el que se enviaban supuestos mensajes de amor.

Es por ello que el día de la boda, las novias  elegían las flores que llevarían por los distintos significados que tenían para ellas y el novio.

Actualmente estas tradiciones quedaron en el pasado, pues las flores se eligen por su estética, aroma, color, etc;

Hasta hace algunos años las novias ofrecían su ramo a alguna virgen o a algún santo, pero esto ha ido cayendo en desuso.

Ramo


Ramo de novia
Artificial
$999.00

adquierelo-0fb3cb263f4e0bd8f03bd108dc2c3cb8.jpg


Ahora las novias llevan algunos mini ramos que reparten entre sus amigas solteras, manteniendo el suyo intacto, pues en Internet ya se pueden conseguir ramos que se pueden conservar en casa sin necesidad de darle mayor cuidado y que se siguen viendo muy elegantes.