La moda del corsé que causa furor en las redes puede ser dañina para tu salud

Celebridades como Kim Kardashian o Lindsay Lohan están a la moda del corsé.

La moda del corsé se está levantando y es tendencia en las redes sociales. Esta novedad que ha causado furor entre las famosas se había olvidado, y ahora es escandalosamente innovadora para muchas celebridades que desean tener cintura de avispa, convirtiéndose en el truco mejor guardado de las famosas para tener una cintura de 60 cm y lista durante la temporada de bikinis.

Kim Kardashian y sus hermanas, Kourtney y Khloé, y hasta Lindsay Lohan son algunas de las famosas que han usado el método del corsé para destacar (o exagerar) su diminuta cintura; sin embargo, son numerosas las opiniones que consideran a la prenda de vestir un transgresor para la salud de las mujeres.

Don’t feel the pressure to fit in

A post shared by Kim Kardashian West (@kimkardashian) on

Estas famosas no son las primeras en incurrir en el uso del corsé, pues, los orígenes de este se destacan con las mujeres de civilizaciones antiguas tales como Creta, Grecia, Roma, Egipto y Siria, ellas usaban una especie de corsé para levantar el busto, afinar la cintura o en ocasiones también para practicar ciertos deportes que requerían trajes de soporte o constrictores.

En la actualidad, su uso, no se aleja demasiado de lo que fue en la época antigua, ya que, consiste en utilizar la prenda durante varias horas para lucir una cinturita.

Con los hashtags #Waisttrainer y #Corse, un sin número de mujeres realizan post de sus fotos luciendo esta prenda, generalmente, mientras realizan ejercicio. Y es que la resurrección del corsé es

“la última batalla que enfrentan las damas entre la comodidad y la moda”, según The Wall Street Journal.

El corsé se redefine como una prenda de vestir que estiliza la figura femenina, haciendo lucir la cintura mucho más angosta, el busto levantado y caderas más prominentes; sin embargo, los expertos afirman que no es un uso provechoso para la salud, ya que, llevarlo puesto por varias horas, y más alarmante aun, todo el día, es dañino para la salud e interfiere con la comodidad y afable equilibrio del cuerpo humano.

Los expertos secundan las ideas y van en contra de dicha moda, así pues, la entrenadora Tracy Anderson reveló en su sitio web que

“usarlo puede volver incómodo algo tan básico como comer, por la constante presión sobre el abdomen”, aseguró.

A su vez el profesor de fisiología en la Universidad de Missouri, Steve Ball, dijo que

“en lugar de fortalecer los abdominales, los corsés los debilitan, porque cumplen funciones que de otro modo harían los músculos.”, señaló.

La mayoría de las opiniones que recogió The Wall Street Journal se inclinan en contra de la prenda, pero también hubo quienes se mostraban a favor, como Stephanie Rodríguez, de Chicago, ella usa un corsé y dice que

“es como una segunda piel junto con dieta y ejercicios, me ayudara a reducir mi cintura”, afirmó.

En cambio Sari Álvarez, de 28 años, intentó llevarlo durante un día y tuvo que quitárselo porque no lo soportaba.

“No pude dormir bien durante días debido al intenso dolor de espalda que me produjo”, según relató.

 

Te recomendamos leer: