Dile adiós a la molesta papada con 7 sencillos ejercicios

La papada es para algunas mujeres una zona problemática, que no saben cómo mejorar.

Al mirarnos en el espejo, generalmente, ignoramos esa parte debajo de nuestro cuello que delata un aumento de peso o el avance de los años. La papada es para algunas mujeres una zona problemática, que no saben cómo mejorar.

Ante la falsa creencia de que sólo con cirugía puedes corregir lo que no te gusta de tu papada, te dejamos aquí siete sencillos ejercicios, recomendados por la revista Mejor con Salud, que debes practicar a diario para lograr que se reduzca.

1. Lengua en forma circular

Siéntate con la espalda completamente recta y con la boca cerrada, mientras que con tu lengua dibuja círculos sobre tu paladar. Realiza diez repeticiones, por lo menos unas tres veces al día. Intenta hacer los círculos hacia un lado primero y luego hacia el otro.

2. Lengua en forma de prensa

Con los hombros relajados y la espalda recta, mira hacia arriba, con el cuello completamente estirado. A continuación, presiona la lengua hacia el paladar: primero hacia el superior y luego el posterior. Mientras realizas ese movimiento con la lengua, baja la cabeza de manera que tu barbilla toque tu pecho. Realiza, al menos, 20 repeticiones al día de este ejercicio.

3. Puchero inclinado

Este ejercicio puedes hacerlo parada o sentada. Saca el labio de abajo lo más retirado de la boca que puedas, mientras realizas el puchero debes contraer el cuello y flexionar la cabeza. Mantén siempre tu espalda recta con los hombros derechos. Cuando tu barbilla toque el pecho regresa a la posición de inicio, descansa y repite el procedimiento al menos 15 veces en el día.

4. Boca en forma de O

Extiende el cuello con la cabeza hacia atrás y arrugar los labios formando un círculo que parezca una O. Mantente así durante 20 o 25 segundos, después regresa a la posición de inicio y repite, por lo menos, 10 veces en el día.

5. Rotar el cuello

Este ejercicio puedes realizarlo en la posición que más te guste, bien sea sentada o parada, lo importante es que la espalda esté lo más recta posible. Mueve la barbilla para tocar un hombro y después el otro. La barbilla debe formar un semicírculo tocando el pecho hasta llegar al hombro. Haz diez repeticiones.

6. Besar el techo

Ponte de pie con los brazos que cuelguen completamente, de inmediato extiende el cuello mirando hacia el techo y estira tus labios lo más fuerte que puedas, hasta que sientas tensar los músculos del cuello y de la barbilla. Trata de mantenerte así por un mínimo de cinco segundos, repitiendo este ejercicio 15 veces todos los días.

7. Pronunciar las vocales

El último de los ejercicios puedes practicarlo en cualquier momento. Parada, con la espada derecha, pronuncia cada una de las vocales lentamente y con la boca completamente abierta.

Te recomendamos en video: