¿Por qué las actrices de talla grande son siempre las peor vestidas?

Parece que no hubiese nada que las haga ver lindas.

No es su culpa: se supone que un diseñador no solo piensa en cuerpos esbeltos sino en cualquier forma corporal para diseñar un vestido apropiado. Pero esto no pasa en la industria de la moda y eso también lo sufren las celebridades. Eso se vio en los Globos de Oro.

A Chrissy Metz le pusieron un costal.

https://twitter.com/PopCrave/status/950157289285136384

Y Kelly Clarkson fue un desastre.

Las dos únicas que se salvaron, por lejos, fueron Octavia Spencer y Christina Hendricks.

https://twitter.com/likeakristen/status/950161815954182144

Pero el problema viene de antes. De hecho, son varias famosas que sufren en alfombras rojas porque los diseñadores no las quieren vestir. Ashley Graham, la modelo de talla grande más famosa del planeta, no fue a la gala del MET hace dos años porque ningún diseñador pudo hacerle un vestido a tiempo.

🎄MERRY CHRISTMAS TO YOU!🎄

A post shared by A S H L E Y G R A H A M (@ashleygraham) on

Con Leslie Jones pasó el mismo calvario. Ella dijo que ningún diseñador le quería dar un vestido para la premiere de "Los Cazafantasmas". Christian Siriano le hizo un vestido y desde ahí ha sido su modisto de cabecera. En cambio, a  Melissa McCarthy le tocó usar un vestido de la firma plus size Marina Rinaldi y luego crear la suya para las alfombras rojas. Y a Christina Hendricks, le pasó lo mismo que a  Kim Kardashian:  Nicola Formichetti, el famoso estilista, confesó que le costó encontrar ropa para ella.

Problema de diseño

"Hay 100 millones de mujeres de talla grande en Estados Unidos y en los últimos tres años, ellas han incrementado su gusto en ropa más que las mujeres flacas. Hay dinero para hacer acá ( de hecho gastaron 20.4 millones de dólares desde 2013″, pero muchos diseñadores, con mucho desdén, falta de imaginación o cobardía, simplemente rehúsan hacer ropa para ellas", explicaba Tim Gunn, de "Project Runway", en su ensayo viral del "Washington Post".

Y no solo es la cobardía, también es el desconocimiento. Muchos diseñadores no saben cómo abordar un cuerpo que se sale de los irreales estándares de la industria de la moda. "El problema  es que muchos quieren vestir a las gordas para que se vean flacas, no para que se vean lindas. En cambio, lo que pasa con Octavia Spencer y Queen Latifah, es que ellas siempre salen bien vestidas porque no pretenden verse flacas. Ellas siempre lucen bien y conocen su cuerpo y no les da mostrar el cuerpo que tienen", explica a Nueva Mujer  la bloguera de talla grande Laura Agudelo, "La Pesada de Moda". "Por hacerlo ver flaco a uno le ponen a uno cosas que no lo hacen ver favorable", explica.

Este es un gran problema de diseño en la industria de la moda a nivel mundial. Uno que, tontamente, ignora a las mujeres que se quisieran ver tan lindas como la flacas.