4 tipos de esponjas para la ducha

Son necesarias para la higiene personal, pero también para nuestra rutina de belleza diaria.

Uno de los placeres cotidianos que podemos disfrutar sin culpa es la ducha. El agua fría nos energiza y la templada nos relaja; además, estos momentos son primordiales para cuidar nuestra piel. Por eso la importancia de contar con buenas esponjas que exfolien, masajeen y, también, ayuden a extender los componentes humectantes de jabones o geles. Para ello disponemos de distintos tipos de esponjas

81vht82plcl.sl1500660x650.jpg

Marinas

Se han utilizado desde hace siglos y, al ser naturales, éstas son ideales para las pieles más delicadas. Al tocarlas, verás que son algo desiguales, y aunque tienen una textura algo rugosa, al humedecerse se tornan suaves y manejables. Un beneficio adicional de estas esponjas es activar la circulación subcutánea.

esponjavegetalluffaexfoliantebanopielguiadeusodnqnp785321mlv20762221381062016f660x650.jpg

Luffas

Estas esponjas son de origen vegetal, ya que provienen de una planta silvestre. Están catalogadas como hipoalergénicas, por lo que son las más recomendadas para niños y bebés. Más allá de limpiar la piel, las luffas también actúa contra la celulitis, uno de los problemas estéticos más frecuentes entre mujeres,  para mayor control, busca una en forma de guante.

beautyflawlessesponjaparamezclarmaquillaje01660x650.jpg

Sintéticas

Las fibras pueden ser suaves o medianas, según tu tipo de piel y con las que te sientas más cómodas. Estas esponjas absorben rápidamente el jabón, lo que te ahorra tiempo si vas apurada. Las hay de colores, doble cara y en decenas de formas.

Las de malla

Vienen, por lo general, en forma de borlas, con todo y su cinta para guindar. El tejido sintético es muy suave, pero lo mejor es emplearlas con alguna loción cremosa en tus piernas, brazos, codos y cuello.

Sugerencias ecológicas y otras alternativas para llevar una vida sustentable ofrecerá la Gran Feria Verde, a realizarse entre el 16 y 20 de noviembre en Boulevard Alameda 333, ubicado en Alameda 333 esquina Lastarria, Santiago de Chile.