¡Piel bonita y saludable! 4 razones por las que deberías cepillar tu piel en seco

Elimina la celulitis y mejora el aspecto de tu piel con esta técnica que debes incluir en tu rutina de belleza diaria.

Por Viridiana Mirón 

En general, nos preocupamos más por el cuidado de la piel de nuestro rostro que por la del resto del cuerpo; sin embargo, es importante incluir en nuestra rutina de belleza algunos hábitos que podrían mejorar el aspecto de nuestra piel. 

Así como nos tomamos el tiempo del exfoliar e hidratar nuestro cutis, lo mismo deverñiamos hacer con el resto del cuerpo, pero ¿qué es lo más recomendable?

 

       DESCUBRE MÁS:

 

El cepillado en seco es una excelente manera de cuidar nuestra piel, no sólo para que luzca linda y más suave, sino también para mantenerla saludable. Aquí te presentamos algunas razones para que empieces a hacer ya mismo. 

El cepillado en seco ayuda a eliminar las células muertas, mejorando la apariencia de la piel, limpiando los poros y permitiendo que la piel respire.

Cuando cepillamos nuestra piel promovemos la circulación, lo que ayuda a suavizar esos depósitos de grasa que se distribuyen bajo nuestra piel, logrando eliminar la apariencia de "piel de naranja" de forma efectiva. 

El sistema linfático es una red de órganos que se encargan de eliminar los desechos celulares. A través de un proceso llamado drenaje linfático, se pueden eliminar esos residuos, pero hay otras técnicas como el cepillado en seco que ayudan a la desintoxiación para prevenir enfermedades, congestiones e inflamaciones. 

El cepillado en seco también ayuda a reducir la hinchazón, pues cuando se masajean los glanglios linfáticos se promueve la eliminación del exceso de agua y las toxinas. 

Una buena forma de relajarte antes de empezar tu día es con un buen masaje en seco. Se ha dicho que el cepillado en seco es tan desestresante como la meditación. Así que pon música relajante y tómate al menos 10 minutos para masajear tu puel y desestresarte. 

 

Lo primero que debes hacer es conseguir un cepillo de cerdas naturales de tamaño mediano. Asegúrate de que las cercas no sean tan duras ni tan suaves. 

Antes de meterte a la ducha empieza a cepillar tu cuerpo con movimientos circulares. Lo mejor es hacerlo de manera ascendente, es decir, de abajo hacia arriba. 

Para obtener mayores resultados se recomienda cepillar la piel una vez al día. 

Una sesión de cepillado puede ir desde los 5 hasta los 20 minutos. 

 Imagen foto_00000003