La inspiradora historia de Gisele Bündchen: la niña 'fea' que se convirtió en modelo

La modelo mejor pagada del mundo asegura que su carrera jamás ha estado basada en la belleza

Por Olivia O'Gam Espinosa

Gisele Bündchen no bromea cuando dice: "Mi carrera nunca se basó en la belleza". A cualquier persona esto le puede parecer una ironía, al contemplar su hechizante atractivo físico. 

Como muchas otras modelos, la brasileña llegó al mundo de la moda por un golpe de suerte. Fue descubierta por un cazatalentos en un centro comercial mientras comía una hamburguesa. Estaba ahí por un descanso de un curso de modelaje que su madre le había pagado, buscando que mejorar su postura. La agencia Elite Model había puesto sus ojos en ella y la vida parecía sonreírle, pero aún debía enfrentar la fiereza del mundo de la moda. 

DESCUBRE MÁS

 

"En el principio, todo el mundo me dijo: 'Tus ojos son demasiado pequeños, tu nariz es demasiado grande, nunca podrás estar en la portada de una revista'. Lo que no sabían es la nariz grande venía con una gran personalidad", confesó al The New York Times. 

El fotógrafo Mario Testino se enorgullece al decir que él descubrió realmente a Gisele: "A nadie le gustaba, nadie la quería. Tuve que luchar para que le dieran una oportunidad, nadie pensaba que podía llegar lejos por su nariz, sus senos, su cintura. Creo en la obsesión y yo me obsesioné y la fotografié".

Con apenas 14 años, llegó a dudar de su belleza aunque eso jamás la detuvo: "Siempre supe que, aunque no era la chica más hermosa, quería ser el más entusiasta y trabajadora. Esa es la razón de mi éxito".

Con el paso de los años, Gisele acaparó las portadas de todas las revistas de moda. Los diseñadores se peleaban por tenerla en su pasarela y Victoria's Secret la fichó como uno de sus exclusivos ángeles. Su éxito no se detuvo y emprendió una carrera en solitario lanzando su propia marca de lencería y sandalias. En poco tiempo su trabajo se tradujo en cuantiosas ganancias que la llevaron a colocarse como la modelo mejor pagada del mundo, ganando 30.5 millones de dólares al año.