¿Eres esclava de tu pelo largo? Atrévete a cortarlo y renovarte con estos tips expertos

Las mujeres en general le tenemos pavor a cortarnos el pelo, ya sea porque hemos tenido malas experiencias en las peluquerías –donde las 2 pulgadas para nosotras equivalen a 10 para la peluquera–, porque creemos que a los hombres les gusta más el pelo largo, nos parece más femenino o simplemente por costumbre. Si bien algo de esto puede ser cierto, muchas veces favorece más un pelo corto o con cierta forma, que nos de un sello personal y que ayude a fortalecer nuestro pelo para que se vea más sano.

Para conseguir el pelo largo que la mayoría de las mujeres amamos, es necesario que pase un buen tiempo, durante el cual el cabello está expuesto a diversos daños como el sol, los minerales del agua, la contaminación y todos aquellos que podemos provocarle con tinturas, decoloración y plancha. Es por esto que para lucir un pelo sano y brillante es necesario cortarlo al menos cada 3 meses, aunque sea las puntas, que es donde más se desgasta.

En las ciudades que marcan tendencia –y donde la moda está en el ADN de cada mujer– los diferentes cortes de pelo son parte del estilo de cada una de ellas, atreviéndose a innovar, jugar y lucir cortes muy diferentes, marcando un sello personal. Es hora de que también nos atrevamos a tener un corte distinto; puede ser una melena recta, desflecada, al estilo Bob, simétrico, en capas, asímetrico o lo que más te guste. Lo importante es atreverse y usar el que sientas más cómodo. Además, no olvides que el pelo crece, por lo que un corte para probar no es algo de por vida.

Hay ciertos "patrones" de corte según la edad; por ejemplo, en los 20 se tiende a llevarlo más largo, donde se pueda jugar con diferentes peinados y que además es más fácil mantener sano, ya que por lo general no hay tanta tintura de canas y el pelo suele estar más nutrido, fuerte y abundante. Las treintañeras suelen ser mujeres ejecutivas y con poco tiempo, por lo que buscan la comodidad; en este caso los Bobs parecieran ser una buena opción, porque además son fáciles de cuidar y es un corte que se puede hacer a diferentes largos, dependiendo de los gustos de cada una. A los cuarenta empieza la duda de si ya debieran usarlo corto o mantenerlo largo; lo que se recomienda es un largo intermedio, idealmente bajo los hombros, y en capas. Generalmente a los 50 las mujeres empezamos a experimentar los mayores cambios hormonales, lo que claramente influye en nuestro cabello, el que puede perder nutrientes y vitaminas. En este caso lo recomendado es un largo máximo hasta los hombros, con caídas livianas, donde estén rebajadas las puntas, lo cual suaviza las facciones.

Para mí el consejo más importante es que te atrevas con el look que te identifique; por ejemplo, si tienes 55 años, quieres usar el pelo largo, lo tienes bien cuidado, y con ese estilo te sientes natural y cómoda, ¡entonces es la elección correcta!

Imagen foto_00000001

Muchas pueden haber experimentado que hay ciertos minutos o hitos en la vida que hacen que uno quiera un cambio radical. Por ejemplo, la llegada de un hijo, una ruptura amorosa, un ascenso laboral o el inicio de una nueva etapa, como el matrimonio. A veces el corte de pelo va asociado a estos momentos como una manera de renovar energías, tener un refresh tanto interno como externo o bien hacer un cambio radical en el look (que va de la mano con el de vida). En la mayoría de los casos puede ser una muy buena decisión, pero ojo. Hay minutos en la vida en que no es bueno tomar decisiones impulsivas; lo más probable es que si estamos en el peak de una pena amorosa, las decisiones que tomemos no sean las mejores, ¡es por eso que les recomiendo hacerlo cuando estén un poco más tranquilas!

El pelo crece, el corte renueva, y atreverse a innovar y a jugar con tu look puede darte muy buenos resultado. No tengas miedo, corta tu pelo y verás lo cómodo, sano, femenino, lindo y radiante que puede quedar. Muchas veces un buen cambio por fuera conlleva uno muy positivo por dentro.