Denim: El rey del clóset que nunca dejaremos de usar

Tiene más de 60 años siendo la tela estrella de todos los clóset del mundo, pero no envejece. Al contrario, cada temporada nos reencanta con nuevos matices, texturas y diseños.

La camisa y camiseta blancas son sus mejores amigas; los blazers algo así como los primos que van a todas, y la chaqueta corta de cuero, la hermana inseparable 24/7.
Y por más esfuerzo que hagan el resto de las prendas de tu clóset, el Denim es y será, sin duda, el rey del feudo. ¿No nos crees? Revisa cuánta ropa de este material tienes; desde los básicos jeans hasta los shorts, sin olvidar minifaldas, polleras, camisas, chaquetas y vestidos, además del Denim teñido, blanco o en otros colores.

En las fábricas
¿Sabías que hay dos vertientes o historias relacionadas al Denim? El término Denim se asocia, en general, a cualquier prenda de esta tela. Y tuvo sus orígenes en la Europa medieval; de hecho, en el sur de Francia, entre las localidades de Alés y Nîmes, hay un museo sobre las comunidades luteranas del siglo XVII al XVIII. Entre el ajuar de estos campesinos hay chaquetas, chalecos y pantalones hechos con el llamado "tejido de Nîmes"(Denim) teñidos con índigo, uno de los más antiguos colorantes de origen vegetal extraído de la planta Indigófera. Su color original oscilaba entre el verde y el café, en ocasiones índigo, pero poco tenía del azul que conocemos hoy. Nîmes se volvió un centro industrial textil basado en este tejido de algodón confeccionado como sarga, que posee la trama de color blanca y la urdimbre de color azul, dando el nombre a la tela Denim. Su alta resistencia y durabilidad le otorgaron la popularidad que posee, e inicialmente se utilizaba para la confección de velas de barcos, lonas y toldos de campaña.

Una de las primeras referencias impresas de la palabra Denim aparece en el libro The Weavers Draft Book and Clothiers Assistant, publicado en 1792 y que contiene una gran variedad de dibujos de diferentes tramas de tejido Denim, la que hoy normalmente se mezcla con hilos elastoméricos que le otorgan mayor elasticidad. El azul índigo sigue siendo el color más característico, y a medida que se satura la mezcla con negro se obtienen tonalidades más oscuras que varían del negro al gris

Más: El paso a paso para encontrar los colores que mejor te quedan

La historia norteamericana
Los norteamericanos conocieron y se enamoraron del Denim como una tela ideal para prendas de trabajo en el siglo 18. Todo comenzó con los esclavos, y de ahí pasó a los mineros de California en el siglo XIX. ¿Cómo fue todo? En 1853 un comerciante alemán radicado en San Francisco, un tal Levi Strauss, decidió instalarse y abrir una tienda donde vendía artículos generales, además de toldos y lonas de este nuevo tejido. En plena fiebre del oro se enteró, por ejemplo, que los mineros dormían a la intemperie, desgastando su ropa, y que necesitaban que ésta fuera resistente para llevar encima pepitas de oro y herramientas. En ese momento se le ocurrió la grandiosa idea de confeccionar y comercializar pantalones de la misma tela de las lonas. El primer Levi's fue un gran overol ajustado en la cintura, con grandes bolsillos por delante y por detrás, prácticos y resistentes. Los remaches de cobre fueron un aporte de Jacob Davis, un sastre cansado de zurcir y zurcir las costuras; luego de asociarse, ambos patentaron la exitosa idea y comenzaron a producirlos en serie.

Obviamente poco y nada tienen que ver esos overoles con los jeans que utilizamos ahora, pero fue ese mismo pantalón minero el que fue tomando distintos caminos, hasta convertirse en nuestro jeans.

Y como último dato curioso, se dice que debemos agradecer a los marineros genoveses el nombre de los jeans, ya que ellos habrían utilizado el Denim para hacer sus pantalones, refiriéndose a ellos como "genoese", de donde habría derivado la palabra jeans.

Outfits infalibles
Todas las temporadas aparecen prendas nuevas, algunas texturizadas, efecto desgastado o "destroyed", o bien renacen tendencias que creímos (y juramos) nunca más usar, como el nevado o los pata elefante.

Si hacemos un repaso a la historia del jeans encontramos que a principios del siglo 20 fueron bien recibidos por la clase trabajadora de Estados Unidos, como agricultores, obreros y mineros. Años después, durante la Segunda Guerra Mundial, a los soldados norteamericanos se les entregaba un par de jeans al partir al frente. Ya en los 50 se convirtieron en un ícono gracias al cine y nombres como Marlon Brando y James Dean, quienes aparecieron en pantalla vistiendo vaqueros y representando, desde ese momento, a los indomables. Llegaron los años 60 y con ellos el movimiento hippie, cuando los jóvenes los usaron como un arma para conquistar la libertad y la igualdad, junto al pelo largo y barba de los hombres, y guata al aire en las mujeres. Comenzaba también la primera época de los pata elefante… En los 70 fueron utilizados por diferentes sectores de la cultura alrededor del mundo, desde rockeros y punks hasta bailarines y deportistas. Aparece con fuerza el jeans negro, en dupla con la chaqueta o el abrigo de cuero.
Los diseñadores de Alta Costura ponen su mirada en esta tela por primera vez en los 80, y reinventan y sofistican el jeans hasta niveles inimaginables, elevando también sus precios. La moda del desteñido se impuso, es decir, los jeans se compraban nuevos pero debían parecer usados.

Los jeans de colores más divertidos y atípicos, como amarillo, rojo o verde, debutan a principios de los años 90, al igual que los rasgados o destroyed.
Hoy, hay combinaciones o outfits que consideramos seguras o infalibles, con un jeans o prenda en Denim como protagonista. A nuestro juicio estas son las 5 emblemáticas:

• Total look denim + tacos. Outfit que parece 100% vaquero, por lo que no debes usarlo con botas. Sí con sandalias o estiletos de taco, y en índigos diferentes.

• Jeans blancos con lanas artesanales. De estética muy folk, ojalá todo en la gama de los blancos o tonos tierra neutros, requiere de gamuza o cuero en zapatos y cartera.

• Jeans + zapatillas. Es la mezcla básica por excelencia, sólo varía el estilo de zapatilla. Últimamente llevan la delantera las tipo retro.

• Jeans + chaqueta de cuero corta. Puedes ir al supermercado y también a una fiesta súper estilosa con el mismo outfit: jeans + top básico + chaqueta de cuero corta. Sólo debes cambiar los zapatos y accesorios.

• Chaqueta Denim + cualquier prenda. Con vestidos hippie, sobre un LBD, una falda de cuero o un pantalón hippie. Todo, absolutamente todo queda perfecto con la clásica chaqueta Denim.

TE RECOMENDAMOS EN VIDEO:

Hair contouring, la técnica de coloración para resaltar lo mejor de tu rostroç