Lo que no tienes que dejar de hacer si quieres verte joven

Sabemos que la juventud no es eterna, pero si ponemos de nuestra parte, podemos conversar ese aspecto fresco y juvenil por muchos años más.

Dicen que la juventud va por dentro y puede ser muy cierto. Es tan cierto que basta con poner a dos personas juntas, de la misma edad y comparar cómo se ve cada una. Es probable que la diferencia sea o poca, o bastante.

Hay varios factores que pueden influir. La genética juega un papel importante, sobre todo, en la calidad y aspecto de la piel según la edad que se tenga. Hay personas que por genética tienen una piel más resistente y el paso del tiempo es menos evidente en ellas.

Pero la genética también se perjudica con un mal estilo de vida. Quizás, a tu mamá le salió la primera arruga a los 30, pero eso no quiere decir que sea igual para ti.

Si fumas, bebes alcohol, no te proteges del sol y comes mal, lo más probable es que te salgan arrugas antes que a tu mamá. Pero si cambias tus hábitos y empiezas a llevar una vida más sana, verás que en poco tiempo tu cuerpo lo reflejará.

No dejes de tomar agua

No es coincidencia que digan que el agua es la fuente de vida. Si no te hidratas, el cuerpo se deteriora, funciona menos eficientemente y eso también va a influir en cómo te ves. 

No elimines los antioxidantes de tu dieta

Los antioxidantes son los que te protegen del envejecimiento. Si no incluyes alimentos que los contengan, como frutas, verduras o té verde, tus células van a pagar el precio. Preocúpate también de consumir vitaminas y minerales para estar fuerte.

No permitas que el estrés sea un estilo de vida

¿Se han fijado en cómo se deteriora la cara de una persona cuando está siempre estresada? Si no te preocupas de tu salud mental, de tu bienestar emocional, todo eso repercutirá en el aspecto de tu cuerpo.

No te conviertas en una persona sedentaria

El deporte oxigena, activa la circulación y hace que el cuerpo secrete endorfinas, sustancias que ayudan a que nos sintamos mejor. Al no hacer deporte, nos estaremos privando de una de las fuentes de juventud más accesibles que tenemos.

No dejes de tener sexo

El sexo es igual de importante que todos los puntos anteriores. Las relaciones sexuales te rejuvenecen, te hacen sentir bien, tonifican tus músculos y mejoran la luminosidad de tu piel.