Precauciones que debes tomar antes de hacerte tratamientos faciales

Infórmate, házlos en centros de estética confiables y elige el tipo de tratamiento que vaya con tu edad y tipo de piel.

Cuando hablamos de tratamientos faciales, nos referimos a cualquier tipo de intervención, invasiva o no, en la piel del rostro. Puede ser desde una limpieza facial hasta peelings químicos, dependiendo de los problemas que necesites corregir.

Lo primero que hay que considerar es qué tipo de tratamiento necesitamos y cuál va mejor con nuestra edad. Lo ideal es hacer una visita a un dermatólogo para que te guíe en la elección, ya que muchas veces podemos equivocarnos.

La edad es un factor muy importante. Hay tratamientos, como el botox o el plasma rico en plaquetas, que pueden ser un poco más invasivos y lo mejor es esperar a tener una piel más madura para hacerlos.

Si aún eres joven pero quieres cuidar tu piel para que envejezca saludablemente, puedes hacerte limpiezas faciales, microdermabrasiones o peelings químicos. Sin embargo, antes de decidirte, es necesario que consideres algunos aspectos

facial

© Casamenteras

Lo más importante es que te los hagas en centros médicos o de estética confiables y acreditados. Hay muchos lugares que se hacen llamar “clínicas estéticas” pero en realidad no cumplen con ninguna medida de protección a los clientes.

También debes tener cuidado con los ingredientes y sustancias que aplicas en tu cara. Las mujeres con pieles demasiado sensibles suelen reaccionar mal a los tratamientos muy químicos como los peelings, y en esos casos, es mejor elegir los de acción más lenta pero que progresivamente serán efectivos de igual forma.

No exageres: es bueno tomar períodos de recreo entre un tratamiento y otro. Si te haces uno cada semana, puede que tu piel se resienta, esté más sensible y expuesta, y eso puede hacer que las manchas o líneas se expresión se acentúen, en vez de atenuarse.