Hábitos necesarios para cuidar la piel de los labios

Al igual que la piel del resto de tu rostro, la de los labios merece que le prestemos la atención necesaria para que la boca luzca sana y atractiva.

Los labios no sólo nos ayudan a hablar y pronunciar las palabras, con ellos, podemos experimentar una de las mejorares sensaciones que pueden existir en la vida: besar.

Los hay en diferenres tamaños, formas y colores, algunos son gruesos y carnosos, otros delgados y pequeños. Para las mujeres, los labios también son una herramienta de versatilidad; podemos jugar con la gran gama de colores y pigmentos que existen para maquillarlos y decorarlos.

Sin embargo, más allá de lo estético, la piel de los labios es delicada y es necesario cuidarla para que esté sana. Uno de los problemas más típicos que hay en esta zona es la resequedad.

Los cambios de temperatura tienen mucho que ver aquí. En los climas fríos, la piel de los labios se seca más, pero cuando hace mucho calor, también puede dañarse por la exposición a los rayos del sol.

En relación a esto, podemos empezar a enumerar esos malos hábitos que afectan la salud de nuestros labios durante todo el año. Como primer punto, siempre hay que protegerlos.

270613924960e85e5346b.jpg

(cc) ePi.Longo / Flickr

Si no usas bálsamo labial con protección UVA, es muy probable que tus labios sufran las consecuencias de la temperatura. Para mantenerlos hidratados, también hay que tomar mucha agua, así que si eres de esas que olvida constantemente los dos litros recomendados, empieza a beberlos.

Hay algunas costumbres que también pueden dañar los labios, como por ejemplo, morderlos constantemente. Por más que las películas te hayan enseñado que ese gesto es algo sexy o atractivo, si lo haces muchas veces al día, pueden salirte yagas o heridas.

Ojo con el maquillaje que usas; a veces por ahorrarnos “unos pesitos” compramos labiales en lugares poco confiables y eso puede ser muy nocivo para la piel de los labios.

No te obsesiones con el bálsamo labial, si lo aplicas muy seguido, tus labios se acostumbrarán a esta hidratación extra y cuando no se las des, se secarán el doble.