¿Vivir sola o con roomie?

La confianza es el principal ingrediente para compartir el piso con alguien.

Llega una edad en la que vivir sola se vuelve necesario, después de que pasa la idea por tu cabeza el siguiente paso es decidir cómo, dónde y con quién. El tema de compartir o no el departamento o la casa se convierte en una decisión importante.

Existen muchas razones para hacerlo de manera independiente, definitivamente es mucho más cómodo. Pero también tener un roomie puede tener sus cosas positivas.

Yo siemre he identificado 4 razones por las que alguien debería compartir su piso:

  1. Porque no tienes los recursos suficientes para hacerlo tú sola.
  2. Porque quieres dar un paso más en tu relación de pareja.
  3. Porque no te gusta la soledad.
  4. Porque quieres ayudar a tu amigo/a dándole asilo un tiempo.

Fuera de esto, no encuentro una razón válida. Para el primer punto, apoyo totalmente la idea de que el ahorro es bastante positivo, sobre todo cuando vas empezando en esto de mudarte sola. Pero también es importante que existan reglas bien definidas para el tema de las finanzas, para evitar atrasos y que las dos partes se hagan responsables de lo que le corresponde a cada quién.

Si tu roomie no es de confianza, de preferencia que todo quede por escrito y firmado. Si su relación es de confianza, entonces queden claros en que su amistad está de por medio y evítense broncas.

Para el tema de la relación de pareja, te invito a leer este artículo para saber si ya estás lista para dar ese paso o quizá te convenga esperar. No sé si ustedes coincidan conmigo, pero considero sumamente importante aprender a vivir con uno mismo antes de decidir hacerlo con alguien más.

En el caso de la soledad, nunca será un motivo suficiente para perderte la experiencia increíble de vivir sola. Ese temor o codependencia es consecuencia de otros hechos y situaciones que no te han permitido descubrir lo agradable que eres.

No es cosa sencilla todo eso del desprendimiento y abandonar el nido para iniciar tu propia vida, pero la actitud y la información que tengas, influye mucho en cómo tomas todo lo que viene. Enfócate en lo positivo y conserva tu energía para el cambio porque la vas a necesitar.

Por último, si decides apoyar a tu amigo/a para dar su primer paso a la independencia, es una idea genial que seas tú su mentora. Si ya tienes experiencia en vivir sola, te convertirás en su primer apoyo y te verá como un ejemplo a seguir.

La confianza es el principal ingrediente para decidir compartir tu espacio sagrado con alguien, sea quien sea. No importa hace cuánto conoces a alguien, sólo viviendo con él o ella puedes descubrir lo verdaderamente importante.