Moda y Belleza

Blasko, diseño de autor para tus pies

Nicolás Ortega, artista visual, es el creador de la marca. Conversamos con él para conocer más sobre su visión de la moda en Chile, y sobre lo nuevo de sus productos.

Caminamos por Avenida Italia hasta llegar a una tienda simple pero elegante. La presentación de los zapatos, las cajas apiladas y la ornamentación nos hacía hacer relación con el estilo industrial que tanto alabamos desde hace un tiempo. Y vaya que importa lo interesante que te resulte una vitrina para entrar a mirar lo que hay dentro, más aún cuando descubres que los zapatos que ahí se ven están hechos a mano y con materiales 100% nacionales.

Nicolás Ortega es su dueño y fundador. Joven, como tantos diseñadores jóvenes que se hacen paso entre el mar de productos seriales y lo que está más de moda, para encontrar un estilo propio e innovador que deje satisfechos a clientes que tienen las mismas inquietudes que ellos. Hoy nos cuenta sobre su marca, y la visión que tiene sobre la mujer chilena.

¿Cómo nace Blasko?

La marca nace por el interés personal. Siempre estuve maravillado por la moda y por las tendencias. Blasko partió como marca de hombre porque era lo que conocía. Era lo que sabía y me daba cuenta que hasta ese minuto no había una oferta de zapatos que fuesen diferentes, pero a precios razonables.Conocí a un zapatero cuando estaba en otro trabajo, aprendí algo del oficio y me aventuré con esta idea. En un principio sacamos pocos modelos, todos masculinos. Luego nos aventuramos a una línea femenina, buscando hacer cosas diferentes y novedosas.

¿De qué forma se dio inicio a la difusión inicial de la marca?

Partimos hablándole de la marca a los amigos, y luego nos ayudó mucho el “boca en boca”. Alguien compraba, le comentaba a otro, y este volvía a preguntarme por los modelos. Armamos un perfil en Facebook y comenzó a llegar gente de todos lados. Ahora me daba un poco de miedo decirle a la gente, que no conocía, “sí, ven a mi casa a probarte los zapatos”, por eso tuvimos la necesidad de abrir una tienda física. Partimos con algo pequeño, pero ahora contamos con esta otra, que tiene mucho más espacio y posibilidades de mostrar el trabajo que realizamos.

En ese sentido, ¿crees que el chileno está ávido de buscar cosas nuevas?

Creo que hoy se podría afirmar que necesitamos diferenciarnos del resto. Tenemos acceso a otras cosas, la gente llega a las tiendas mucho más informada y tú tienes que estar preparado para eso.
La gracia que tienen nuestros zapatos, es que nos atrevemos a innovar, sobretodo en los productos para hombre. No es que en los productos de mujer no se haga, pero estamos llenos de tendencias, de ideas y de modelos, en cambio para el hombre siempre es un poco más reducido…

He logrado que los chicos se atrevan a nuevos colores, que dejen un poco de lado el café y el negro y se aventuren a materiales como el pelo o el charol.

Pero, ¿cuesta entonces que lleguen a los productos?

Sí, pero se está saliendo de forma segura. Lo más entretenido es ver que la gente viene por el zapato negro, pero termina llevándose el rojo o el verde. Dicen “pucha, que fome seguir comprándome un zapato que sirve para el trabajo y para salir, cuando puedo tener algo que me distinga del resto”.

¿Cómo definirías a la mujer que busca tu tipo de zapatos?

Es difícil categorizar porque el público es muy amplio. Todas tienen en común que les importa el diseño, la confección y la materialidad. Hay sectores marcados como el público que va desde los 18 años hasta los 30. Luego hay un salto a los 40 años, pero últimamente se ha dado que hay un público por sobre los 70 años. Señoras que llegan diciendo “mira, yo tuve unos zapatos así antes” o “mira, yo tuve unos zapatos de charol”. Pero, por norma general, son mujeres que se preocupan de su vestuario, y que son informadas sobre las distintas tendencias.

Entonces podríamos afirmar que las chilenas estamos cambiando respecto a la moda…

Claro, tanto mujeres como hombres hemos ido mejorando. Antes era todo muy igual, muy opaco. En general, todavía pasa que a veces vienen amigas a comprar y una no se lleva el zapato si la otra no le da su aprobación. Necesitamos que nos digan “sí, te ves bien”, cuando debiésemos estar convencidos de que lo que nos ponemos nos sienta bien porque estamos cómodos con ello. Ahora hay un acceso infinito, y las nuevas generaciones se atreven a innovar, algo que hay que aplaudir de pie. Aunque de todas maneras se puede más.

***

Puedes encontrar a Blasko en su web,  perfil de Facebook e Instagram. Si tienes suerte podrás ser atendida por el mismo Nicolás, quién te orientará de la mejor manera para que escojas el par que más te agrade y vaya con tu estilo. ¡Debes estar atenta a sus redes sociales, porque pronto tendrán sorpresas para ti!

Tags

Lo Último


Te recomendamos