Tu equipaje en impresión 3D

¿Te imaginas enviar por e-mail tu equipaje para imprimirlo en 3D al llegar a tu destino? El proyecto Lost Luggage lo hace posible. Tiene inconvenientes, pero la propuesta es atractiva.

Un mundo en que podamos enviar objetos físicos mediante internet, justo como hacemos con la música y las imágenes. Un mundo futuro. Pero el futuro está aquí. Mandar tu equipaje por 3D, para evitar cargarlo durante el trayecto, podría convertirse en una realidad para los viajeros del presente.

Si ya es posible imprimir en 3D labiales de todos los colores imaginables, ¿por qué no hacer lo mismo con la ropa y los accesorios que necesitamos para un fin de semana en la playa?

Janne Kyttanen, un genio de la impresión 3D, creó Lost Luggage, un concepto que reúne lo esencial para un viaje de fin de semana, transportado en forma de archivos digitales (por correo electrónico), listos para ser materializados en impresoras 3D, en el destino final.

La colección consta de 9 elementos: maleta, bolso de mano, un vestido que puede usarse de 4 formas distintas, lentes de sol, un reloj, zapatos, etc. La estética de las prendas y los accesorios es futurista y chic.

Tal vez no se nos antoje andar vestidas de pies a cabeza como en las fotos, pero los diseños tienen posibilidades por separado. Es decir: si los tuviera, ¡claro que los usaría!

Sí, sería conveniente viajar de esta forma, no perder tiempo en la cola del check-in ni lidiar con las maletas. Sólo durante el viaje de ida… Porque de regreso tendríamos que cargar con todos nuestros súper diseños impresos en 3D.

La propuesta tiene otros inconvenientes: ¿qué sucede con los cosméticos y otros efectos personales? Nadie lleva sólo ropa a un viaje. Incluso si planeas abastecerte de ciertas cosas en tu destino, hay ciertas cosas que debes tener siempre a la mano.

La solución sería cargar con otra maleta, quizá equipaje de mano, incluir lo menos posible y aprovechar las impresiones de Lost Luggage. No suena muy práctico, lo sé.

Aunque la idea no funcione tan bien como suena en teoría, el proyecto de Janne tiene el mérito de hacernos pensar en nuestra relación con los objetos físicos. De la virtualidad a la materialización hay sólo un paso. Es posible acortar tiempo y distancia, es posible ponerse un archivo adjunto.

¿Qué dices? ¿Viajarías según el esquema de Lost Luggage o te quedas con tu exceso de equipaje tradicional?