¿Qué tan obsesionadas estamos con nuestra apariencia?

Según una encuesta invertimos más en cómo nos vemos que en otras áreas de nuestra vida.

En términos generales las mujeres no escatimamos en el tiempo que invertimos en nuestra imagen, y ni hablemos de dinero. ¿Cuántas veces has sacrificado un buen desayuno por pasar más tiempo frente al espejo maquillándote y convenciéndote de tu outfit?

Pocas veces somos conscientes de algunos comportamientos hasta que alguien se toma la tarea de estudiarnos y arrojar sus conclusiones, es entonces cuando reflexionamos sobre cuestiones que damos por sentado.

Recientemente el sitio Today.com realizó una encuesta en torno a la importancia que le damos a nuestra apariencia y los resultados muestran datos interesantes y otros un poco obvios:

  • Las mujeres, en promedio, invertimos 55 minutos diariamente en arreglarnos, es decir 6.5 horas a la semana o lo que equivale a dos semanas en un año.
  • El 60% de las mujeres piensan negativamente respecto a sí mismas, en contraste con el 36% de los hombres.
  • Regularmente, ellas se preocupan más por su apariencia que por sus finanzas, su salud, sus relaciones sociales y familiares, o que su éxito profesional. En los hombres, gana el asunto financiero.
  • Cuando se encuentran platicando sobre temas de peso y la edad, un 77% de las mujeres se quejan de su apariencia con los demás. A las que tienen hijos les preocupa más que quienes nos han sido madres, e incluso el 57% de las madres les preocupa que la percepción sobre sí mismas afecte a sus hijos.
  • Las adolescentes tienden a compararse con las fotos de celebridades y sentirse insatisfechas con su imagen. La mitad de las chicas encuestadas les gustaría que se deje de usar Photoshop en las modelos y famosas.
  • En cuanto al físico, tanto hombres como mujeres odian sus barrigas; además a ellos les preocupa la calvicie y las imperfecciones en la piel. Ellas fijan su atención en su piel, los muslos, el cabello, la celulitis y sus traseros.
  • Ambos géneros coincidieron en que la “edad de oro”, es decir cuando mejor se han sentido con su cuerpo, es a los 27. Quizá antes se veían mejor, pero hasta entonces es cuando se reconciliaron con él y lo aceptaron tal cual.
  • Al 59% se las mujeres les importa ser juzgadas por los demás sobre su apariencia, así al 41% de los hombres.

El asunto aquí es que no está mal atender el exterior, el problema es cuando hacemos del tema una fijación. Aún existe una brecha entre el cuidado personal y mantener un equilibrio con los demás aspectos de nuestra vida, y obsesionarnos hasta el punto de sacrificar salud, desarrollar ansiedad o presentar desórdenes alimenticios, al hacernos la idea de que odiamos el cuerpo que tenemos.

El psicólogo Jonathan Rudiger, opina sobre el tema y la encuesta que:

La apariencia física es una parte importante de lo que somos, sin embargo hay que evitar invertir en la apariencia para tener autoestima; en nuestra cultura pasamos más tiempo enfocados en el exterior y descuidando el interior.

Para ello, es mejor cuidar nuestra apariencia en buenos términos de salud física y mental, dejar de enfocarnos en las imperfecciones y aprender a apreciarnos antes que terminar como los artistas que llevan una decena de cirugías mal logradas por querer cambiar un cuerpo que no aceptan, ni saben dar buena cara al paso del tiempo.

Fuente: Today.com