Maquillaje para el trabajo

Guarda el maquillaje llamativo para otras ocasiones, en la oficina siempre es mejor verse fresca y arreglada

La oficina no es probablemente el mejor lugar para presumirle a los demás tu maquillaje glitter o todos los colores del arcoíris en tus párpados; pero es muy difícil lograr un balance en el maquillaje para que se note que estás arreglada sin que parezca que estás a punto de salir a bailar.

Por eso es importante tener en cuenta algunas de estas sugerencias para que te veas radiante todos los días, aunque las tazas de café no siempre te ayuden a despertar del todo:

  • Los mejores colores de sombras de ojos para la oficina son los tonos marrones o melocotón; y recuerda no abusar de la sombra. Con un buen delineador y una máscara que defina muy bien tus pestañas lograrás darle vida a tus ojos y verte estupenda.
  • El blush o colorete es básico. Junto con la máscara, si es que prefieres no usar sombra, es el elemento esencial para verse siempre bien porque ayuda a animar el rostro.
  • La base del maquillaje es fundamental, sobre todo si eres muy ojerosa. Elige una que se adapte mejor a tu color de piel, para que no parezca que tienes una capa de otro color encima.
  • Ahora, el toque final está en los labios. Aunque las tendencias dicten colores muy fuertes y sensuales, para la oficina siepre es mejor usar tonos nude o rosados; y mientras menos brillen mejor. Todo para mantener un look más sutil.