Moda y Belleza

Camel look: ¿Quién dijo que era fome?

El nuevo negro

Dicen que el negro y el blanco combinan con todo. Mentira, lo que combina con todo es el camel. Con colores suaves o fuertes, brillantes u opacos, pastel o flúor, negro o blanco, gris o café, con camel en todos los tonos.

En esta época donde estamos siempre un poco atrasadas y otro poco apuradas, y si queremos vernos bien, chic y combinadas, el camel es la respuesta.

Se asomó primero como el color natural del cuero en carteras, cinturones y zapatos, para irse expandiendo a chaquetas, trenchs, abrigos, gillets, pantalones, faldas, medias y hasta las uñas. Es perfecto para destacar las pieles oscuras y para crear un look full natural en pieles más claras. No hay miedo a verse pava, es cosa de darle toques de color. A diferencia del café, que no le hace ningún favor a los cabellos castaños, el camel le queda bien a rubias, morenas y trigueñas. Es perfecto para el día y totalmente aceptable para la noche. Es perfecto en cueros o cuerinas lisas y se ve de maravilla en texturas agamuzadas.

Me recuerda un poco a los años ochenta, cuando no se tenía infinidad de accesorios, ya que las cosas costaban y había que procurar tener prendas combinables. En ese momento entraban en furor las gamuzas y cueros, y qué mejor que en sus colores naturales.

Algunos podrán decir que es poco juvenil, que le queda mejor a las señoras pero yo les discuto que en su justa medida, es apto para toda edad, por lo que si compramos un par de botines camel, mejor no deshacerse de ellos en mucho tiempo.

Viva el reciclaje, abajo la obsolescencia en el vestir.

Tags

Lo Último


Te recomendamos