El sábado 25 de agosto, un grupo de jóvenes organizó una fiesta en Isla Salmedina, un área natural protegida en Veracruz, donde las tortugas endémicas se aparean y ponen sus huevos.

Los llamados “mirreyes” gozaban de la fiesta sin importar las restricciones ni la fauna que ahí habitaba y lo que comenzó como una noche de diversión, terminó en una tragedia medioambiental, donde cientos de tortugas lora murieron.

Se trata de una especie en peligro de extinción y nadie sabe por qué las autoridades no evitaron que los jóvenes se metieran a esa área restringida. Es increíble que nadie se percatara de la música o el olor a alcohol y cigarro; ni siquiera de que la carpa, que sostenía la bocina que fue colocada sobre un nido de tortugas. Además, según la evidencia, los asistentes reventaron huevos para sacar a las crías y aventarlas al mar o la arena.

Pero más increíble que según el Huffington Post México, hay quienes -con permisos del Parque Marino Arrecifal Veracruzano- llegan a cobrar hasta 20 mil pesos por organizar una fiesta ahí, con la condición de que “tengan cuidado de no pisar los huevos”.

Un testigo envió videos y fotografías que los propios asistentes compartieron en redes sociales a la organización ambientalista Fundación Chalchi. 

La Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) investiga a los responsables. La Profepa y la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas (Conanp) realizaron un recorrido de vigilancia en la zona, donde encontraron material pirotécnico, botellas de cerveza, cubiertos y vasos de plástico, así como popotes, colillas de cigarros, además de tres excavaciones de unos 20 cm de profundidad y 60 de ancho.

“Estamos evaluando los daños, pero algunos son irreversibles. Tocaron las crías y las obligaron a sumergirse prematuramente al mar”, dijo Olga Díaz, presidenta de la fundación.

El Código Penal de Veracruz establece en su artículo 420 que quien capture o prive de la vida a un ejemplar de tortuga pagará con una de pena de uno a nueve años de prisión más una multa económica. Sin embargo, es obvio que ningún castigo o multa podrá revertir el daño medioambiental que este tipo de personas ocasionan.

 

Te recomendamos en video

Sigue Leyendo

Actualidad

Hombre viola a una mujer pero sale en libertad "porque Tinder es para tener sexo"

Actualidad

Videos que muestran la devastación y la razón por la que Sinaloa nos necesita

Actualidad

Las declaraciones de Angélica Rivera que revelan el lado sensible de EPN

Destacados

Los aberrantes "tours de violación" que ahora ofrecen en Cartagena

Zita Tarot nos trae sus predicciones para una semana llena de "vibras de iniciación"

De Yamid Amat y otros jefes que "pelan el cobre"

“Me explotaron los ojos al escuchar todo”: madre relató brutal maltrato a su hijo en el colegio y las redes sociales “lloraron” de rabia

Así apoyan en Colombia a un sacerdote acusado de pedofilia