Maternidad

¿Por qué es importante que los padres jueguen con sus hijos?

Ser parte de su crecimiento emocional, permitirá en un futuro ver un hijo independiente y consolidado.

Jugar es una de las actividades más importantes para el desarrollo del niño en sus aspectos físicos y emocionales. Por lo tanto, que sus padres y cuidadores se involucren en él, de manera adecuada, favorece aún más el proceso de crecimiento.

Que el juego sea una expresión inherente a la infancia no significa que sea exclusiva para ellos, pues los adultos pueden y deben hacer parte de actividades como cantar, leer historias, bailar o aprender rimas.

Pedagogos infantiles concuerdan que el proceso evolutivo infantil necesita acompañamiento pero si este es el de papá es mucho más efectivo y divertido.

El papel del adulto

El padre deben ser respetuoso y paciente. Su tarea principal es la de crear un ambiente acogedor y seguro, para que puedan explorar, resolver problemas y tener todas las posibilidades de diversión sin asumir riesgos. Es obligación de los adultos que los espacios infantiles cuenten con todas las normas necesarias para evitar accidentes.

Otro aspecto esencial es que los juegos sean acordes con el desarrollo de los niños, pues de esta manera se les ofrecerán herramientas acertadas para que sus habilidades se potencien. No solo artefactos novedosos y de moda, sino que respondan a necesidades de desarrollo del juego. Los juguetes más elementales son los más significativos, como una caja que pueda ser una nave espacial o un castillo. Y quien mejor que papá para ayudarnos a recrear la imaginación de un niño.

La mejor forma que tienen los menores para aprender es a través de sus éxitos y fracasos, y los padres deben actuar en estos casos como orientadores, pero no controladores de situaciones.

¿A qué jugar?

Aunque suene a frase de cajón, lo importante es la calidad de tiempo que se comparta con los chiquitos.

  1. Con un bebé, por ejemplo, se puede jugar a hacer gestos con la cara, las manos, hacer sombras; de esta manera podrán desarrollar sus sentidos y la percepción del esquema corporal.
  2. Cuando empiezan a caminar, están en un momento en el que desean mantenerse en movimiento, recorrer la casa y subir escaleras. (Actividades que por supuesto deben estar siempre vigiladas por un adulto). 
  3. A los 3 años deben jugar para desarrollar su motricidad gruesa; es decir, estimular carreras, competencias, encostalados, agacharse, esconder objetos. Por ejemplo, ocultar el control del televisor para que todos lo busquen por la casa.
  4. Entre los 4 y 7 años los juegos de rol son importantes (ver página 24) para los adultos también, pues cobra importancia que ellos puedan transformarse en otro ser la creación de historias.

El adulto también se beneficia con el juego:

  1. Tiene la posibilidad de acercarse a sus hijos como un par, con respeto y con entrega. El niño encuentra un adulto significativo para confiar. Algunos padres creen que la figura paterna y materna debe ser nada más de quien impone autoridad y por esta razón, no se atreven a jugar como niños; sin embargo, al hacerlo, el respeto se sustenta más y se fortalecen las relaciones.
  2. Perseguir una pelota, correr, saltar lazo, le sirve al adulto para su estabilidad física y adecuado funcionamiento del sistema cardiovascular y respiratorio.
  3. Tanto para los niños como los adultos estar alegres es positivo para el desarrollo de su calidad de vida.
  4. Cuando juega se olvida del estrés y se concentra en una situación grata y satisfactoria, que le ayuda a mantener su vida en armonía.
  5. La relación afectiva que establece con sus hijos es de amistad, en la que no se desdibujan los límites de la autoridad.

Más en Nueva Mujer:

Tags

Lo Último


Te recomendamos