Maternidad

Hábitos que puedes reforzar para convertirte en la mejor amiga de tu hija y que sea más feliz

No es necesario tener un perfil autoritario para ganarte el respeto de tu hija. Con amor y complicidad, también se logra.

Cómo ser mejor amiga de mi hija

Pese a los que expertos en el tema son cautos al recomendarlo, siempre es buena idea trabajar en tener una relación de mejor amiga con tu hija para que siempre haya armonía, confianza y cordialidad entre ustedes.

Obviamente hay ciertos límites que nunca deben sobrepasarse y por encima de las cosas siempre debe existir el respeto, sin embargo, la relación de padres e hijos debe integrar algunos rasgos de la amistad para que prospere en el tiempo, sea sana y elimine las distancias.

Hábitos que te ayudarán a convertirte en la mejor amiga de tu hija

Escucha sus problemas

Uno de los problemas más frecuentes, y que más inconvenientes trae, es no escuchar empáticamente a los jóvenes, sin ridiculizar sus sentimientos o problemas, por menores o absurdos que parezcan.

Esto inmediatamente crea una barrera que hará que tu hija no te busque cuando tenga problemas, creando una distancia. Un gran consejo es practicar la escucha, más de lo que se habla, para dar un correcto apoyo afectivo sin que esto signifique resolverles sus problemas.

Participa en los pasatiempos de tu hija

Nada acerca más a mamá e hija que poder compartir haciendo algo que ambas disfruten pues esto unirá los lazos, creará recuerdos memorables y aflorará la confianza.

Desde una reservación a un restaurante, organizar un paseo, hacer ejercicios o disfrutar de un juego de mesa son actividades que propician charlas íntimas. Eso sí, es importante no forzar las conversaciones sino que poco a poco vayan aflorando las inquietudes.

Respeta su privacidad

En cualquier relación de amistad hay espacio para que cada quien tenga sus momentos de íntimidad, de privacidad y distanciamiento, así que hay que aprender también a darles su espacio aunque al principio cueste.

De esta manera, tu hija podrá desarrollar una identidad independiente, adquirir confianza en sí misma para aprender a tomar sus propias decisiones y se defenderá sola.

Más de este tema:

Cuando te conviertes en madre, es normal extrañar tu vida anterior y no deberías sentirte culpable por eso

Katy Perry y el ejemplo de cómo volver al trabajo después de la maternidad sin enloquecer en el intento

Conductas con las que lastimas a tu hija para siempre y no te das cuenta

Te recomendamos en video:

Tags

Lo Último


Te recomendamos