4 claves para lograr el destete respetuoso

El niño dejará la teta gradualmente. No se sentirá traumatizado o agredido con el destete respetuoso.

Dar teta es una de las más sublimes muestras de amor de la madre. Según la OMS, “es la forma ideal de aportar a los niños pequeños los nutrientes que necesitan para un crecimiento y desarrollo saludables”.

No está establecido un límite de edad para la lactancia materna. De hecho, esta organización recomienda mantenerla hasta los dos años o más.

Cuando la mamá ya no desea continuarla, sea por agotamiento físico, por alguna condición de salud o porque sencillamente considera que ya es momento, lo ideal es trabajar para lograr un destete respetuoso.

Se trata de quitar el pecho poco a poco, sin que este proceso represente un trauma o agresión para el pequeño que encuentra en la leche de su mami no solo un alimento físico, sino uno emocional; a través de los lazos de amor, afecto, confianza y complicidad que se establecen.

No existe un instructivo para conseguir un destete respetuoso, pero sí varias claves que dan muy buenos resultados:

Hablarles en la primera fase del sueño

Quizás no lo sabías, pero la primera fase del sueño –cuando el niño lleva muy pocos minutos dormido– es definitiva para el éxito de tu objetivo porque el cuerpo es capaz de recibir los estímulos y registrarlos directamente en el inconsciente.

Cada noche, apenas tu hijo se duerma, háblale de una forma amorosa y explícale que ya es momento de ir soltando la teta. Es importante que refuerces lo hermoso que ha sido para ti brindarle nutrición a través de tu cuerpo; a la vez, asegúrale que seguirás ahí para él. Evita usar los “no”.

Aplicando esta técnica todos los días, en poco tiempo comenzarás a notar avances.

Disminuir la cantidad de tomas gradualmente

Si das una lactancia a libre demanda, seguramente ni siquiera te has percatado de cuántas veces al día tu niño toma pecho.

Empieza por contabilizarlas y presta atención a los momentos en los que se pega. Entonces, podrás descartar algunas.

¿Cómo hacerlo?, negarla no es favorable, esto podría enfurecerlo o alterarlo. Lo mejor es que lo distraigas con una actividad que le guste o le ofrezcas una comida o bebida de su agrado.

Evitar ofrecerle teta

Si tomas la decisión de dar ‘luz verde’ al destete, es necesario que dejes de ofrecer la teta. Así lo sugiere Susej Fernández, médica especialista en nutrición pediátrica, alimentación infantil, Blw y lactancia.

Si haces lo contrario, sería totalmente contradictorio a tu intención.

No dejarse influenciar por el entorno

En ocasiones, las madres, sobre todo las primerizas, deciden finalizar con la lactancia por la presión de su entorno más cercano. La familia, los amigos, los vecinos y los compañeros de trabajo siempre tienen algo que decir y creen tener la verdad sobre la edad indicada para destetar.

“Ya la teta no le hace”, “solo está jugando con ella”, “ya ese niño está muy grande”, son las frases más comunes que solemos escuchar.

Es vital que tengas claro que este tema no puede definirse por lo que digan los demás.

5 mitos que te han hecho creer sobre los recién nacidos

Por generaciones, infinidades de creencias erradas se han transmitido en torno a los recién nacidos; lo único que causan es una crianza llena de miedo.

Te recomendamos en video: