Mientras más amamantas a tu bebé será más inteligente y exitoso

Amamantar también refuerza el desarrollo del niño y su sistema inmunológico para protegerlo de enfermedades y agentes externos.

El acto de amor más grande de una mujer es la conexión pura que tiene con su hijo a la hora de amamantar.

Y es que determinados estudios sobre la lactancia materna han arrojado que esta actividad aporta una gran cantidad de beneficios a corto y largo plazo, tanto para la madre como para el buen desarrollo del bebé.

Hasta ahora los beneficios más conocidos son sus efectos sobre el sistema inmunitario de infante, que será mucho más sano y resistente a lo largo de su desarrollo; así como la reducción de probabilidades de una futura obesidad.

Pero, un estudio de largo plazo realizado por una universidad en Río Grande do Sul, Brasil, logró determinar que los jóvenes adultos que fueron “amamantados por mayor tiempo” son más inteligentes y poseen mejores posibilidades para obtener mayores ingresos en su edad adulta.

El grupo de investigadores brasileños realizó un estudio de 30 años sobre la influencia de la lactancia materna a lo largo de la vida adulta, especialmente sobre aspectos como el coeficiente intelectual, los años de escolaridad y los ingresos profesionales.

Los resultados arrojados por la investigación, para la cual se utilizó una muestra de 3.500 bebes de diferentes clases sociales que fueron seguidos a lo largo de su desarrollo y durante al menos 30 años, determinó que aquellos sujetos que fueron amamantados durante un año o más tenían un coeficiente intelectual 4 puntos por encima del promedio en comparación de aquellos que tenían poca lactancia.

La investigación también determino que la lactancia materna permite que un individuo alcance su máximo potencial en diversos aspectos, incluyendo el éxito financiero. Los bebés amamantados ganaron en promedio salarios un 20% más altos que aquellos que solo fueron amamantados por un corto tiempo.

Igualmente, los beneficios de la lactancia materna tienen su origen en las vitaminas, minerales, azucares y anticuerpos que la madre transmite al bebé mediante el proceso de lactancia.

Amamantar también refuerza el desarrollo del niño y su sistema inmunológico para protegerlo de enfermedades y agentes externos.

Te recomendamos en video: