Beneficios de comer placenta: la extraña costumbre que puede mejorar tu estado de ánimo y aumentar tu energía

En las mamás, puede aumentar la producción de leche.

Siempre hay recomendaciones que nos sorprenden y si alguna de tus amigas te ha comentado sobre comer placenta, pues no la mires tan raro. Es una costumbre que está en tendencia entre muchas mamás quienes quieren aprovechar al máximo sus propiedades después del parto.

“Ya sea encapsulado, mezclado en un batido o incluso asado con verduras, hay muchas maneras en que una mujer puede elegir consumir su placenta después del parto”, explican en el portal Medical News Today, quienes agregan que al acto de comer placenta se le denomina placentofagia.

La placenta es un órgano que se forma en la pared del útero durante el embarazo, y está conectado al feto por el cordón umbilical, es crucial para un embarazo saludable. Actúa como un sistema de transporte: el órgano suministra oxígeno y nutrientes de la sangre de la madre al niño en desarrollo, además de eliminar los productos de desecho de la sangre del bebé.

Beneficios de comer placenta

El método más popular de consumo de placenta es la encapsulación, en la que la placenta se deshidrata, se moltura y se pone en una cápsula. Hasta 200 capsulas pueden resultar de una sola placenta.

Aunque en el portal Medical News Today afirman que hay poca evidencia científica que avale los beneficios de comer placenta, hay madres que afirman que es positivo su consumo para la salud.

placenta

Mejoraría la producción de leche

“En 24 horas, noté que mi producción de leche aumentaba sustancialmente. Consumir su propia placenta se sabe que aumenta el suministro de leche. Y ese fue ciertamente el caso conmigo”, explicó la mamá y bloguera Genevieve Howland en su portal Mama Natural.

Ayuda a tener mejor ánimo y más energía

“Para mi sorpresa, no experimenté cambios de humor y tuve más energía mientras tomaba las pastillas (…) Aunque no tengo un estudio revisado por pares para respaldar mi argumento, estoy segura de que comer placenta hizo que esas primeras semanas posparto fueran más fáciles”, afirmó Elizabeth Stark en el blog Babble.

placenta

Alivia el dolor

Los defensores de la placentofagia afirman que la práctica puede ayudar a controlar el dolor después del parto. Un estudio en ratas encontró que las roedores hembras que comieron su placenta tenían un umbral de dolor más alto que las ratas que no comieron su placenta.

Así que, aunque sea una práctica extraña, puedes probar las pastillas de placenta para ver qué efectos positivos tiene en tu cuerpo después del parto.

Te recomendamos en video: