Cuatro maravillosas razones para ser madre a los 30 años

Cuando llegas a los 30 años, el nivel de madurez que posees no es el mismo que tenías a los 20.

Por lo general, buena parte de las mujeres deciden tener a su primer niño después de los 20 años, cuando eres más fértil y joven. Pero, otro grupo de mujeres decide postergar esta etapa hasta llegar al tercer piso, cuando se tiene mayor estabilidad emocional y económica.

¿Tienes 30 años y todavía no te decides a quedar embarazada?, te presentamos cuatro maravillosas razones para ser madre a los 30 años:

Seguridad

A esta edad tiene más seguridad en ti misma y estabilidad emocional. Igualmente, estos dos aspectos van de la mano con la madurez y la situación económica que tienes porque estás perfectamente consciente de que este momento adecuado para concebir un bebé.

Vives más años

Una investigación de la Universidad de Medicina de Boston determinó que las mujeres que se convierten en mamás a los 30 viven más. Los resultados se deben a las variaciones genéticas. El estudio reveló que el 60% de las mujeres viven hasta 100 años, si dan a luz después de los 30 años.

Tienes mayor madurez

Cuando llegas a los 30 años, el nivel de madurez que posees no es el mismo que tenías a los 20. Es muy posible que ya hayas terminado la universidad, tengas un trabajo estable o seas tu propia jefa, tengas novio o esposo… en sí una vida estable. Después de los 30 la madre podría encarar la maternidad con una solvencia económica más consolidada.

Niños con más facilidad para su desarrollo

Investigadores de la London School of Economics, luego de evaluar a 18 mil niños, aseguraron que los pequeños cuyas madres los tuvieron después de los 30 años desarrollaron un vocabulario más amplio a temprana edad y obtuvieron puntuaciones más altas de coeficiente intelectual, en comparación con los hijos de madres veinteañeras.

Te recomendamos en video: