Investigan conexión entre el consumo de narcóticos y un terrible efecto en los recién nacidos

La enfermedad afecta un gran número de bebés

Funcionarios de salud estadounidenses están investigando sobre un posible vínculo entre el consumo de narcóticos, y un horrible defecto de nacimiento que está afectando a miles de bebés.

Cuando un bebé nace con sus intestinos colgando fuera del estómago, debido a un agujero en la pared abdominal, se llama gastrosquisis. La mayoría son reparados mediante cirugía.

Aproximadamente 1,800 de estos casos se ven en los Estados Unidos cada año, pero el número ha aumentado y los funcionarios no saben por qué.

Los investigadores han notado que la condición parece ocurrir con más frecuencia cuando la madre es una adolescente o estaba fumando o bebiendo alcohol al principio del embarazo.

Pero un estudio publicado el jueves notificó que los casos eran un 60 por ciento más comunes en los condados que tenían las tasas más altas de prescripción de narcóticos en general. El estudio de los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades se centró en 20 estados.

El estudio no determinó si cada madre había estado tomando narcóticos, y no dice que los opioides hayan causado los defectos de nacimiento. Pero se hace eco de investigaciones anteriores que encontraron un mayor riesgo de defectos de nacimiento cuando las madres tomaban analgésicos opioides como la oxicodona justo antes o al principio del embarazo.

También el jueves, el director de los CDC y otros dos funcionarios de la agencia escribieron un comentario en la revista Pediatrics instando a estudiar más sobre la posible conexión entre los narcóticos y los defectos de nacimiento.

"El informe hace sonar una alarma temprana por la necesidad de aumentar nuestra vigilancia de salud pública en toda la gama de resultados fetales, infantiles y de la niñez potencialmente relacionados con estas exposiciones", escribió el Dr. Robert Redfield, Director de los CDC, y sus dos coautores.

Te recomendamos en video