Madres se identifican con Meghan y cuentan a Nueva Mujer cómo es la maternidad después de los 35

¿Qué se siente al embarazarse poco antes de los 40? Mujeres se identifican con Meghan y cuentan cómo es la maternidad después de los 35.

Al igual que Meghan Markle, cuyo embarazo se anunció  el pasado 15 de octubre a la edad de 37 años, Alexandra Manuela Jiménez está esperando dar a luz a su primer hijo un poco antes de llegar a los 40 años. Ella no pierde las esperanzas de disfrutar el don de ser mamá y espera en los próximos dos meses tener entre sus brazos a su pequeño.

“Tengo 10 años tratando de quedar embarazada y por problemas de ovarios nunca podía quedar en estado. Mi esposo (Víctor) y yo decidimos ponernos en control con un especialista en tratamientos de fertilidad para hacer el último intento y gracias a Dios estamos cumpliendo nuestro sueño”, relató a Nueva Mujer, Alexandra que ya tiene 38 años.

Para Alexandra dar a luz en una edad cercana a los 40 años le dio algo de temor por los riesgos que eso implica. “Al principio si sentí algo de miedo porque dicen que esos tipos de embarazos son riesgosos tanto para la madre como para el niño. Pero fue una decisión que tomamos mi pareja y yo con la asesoría de mi especialista. Yo he tenido un control del embarazo muy estricto, con un seguimiento constante y hasta ahora todo marcha muy bien”, aseguró.

Para ella esta faceta de la maternidad es única y encantadora. “Desde los 28 años estaba tratando de quedar embarazada, sentir a mi bebé en mi vientre, sus movimientos, sus latidos. Ser madre, sentirlo es algo maravilloso, algo único, algo que toda mujer debe experimentar en su vida. A mi bebé le podremos José Gregorio (…) y nos traerá mucha alegría y dicha a nuestras vidas”, contó la ingeniera en informática.

Al saber que ya estaba en estado su felicidad fue total. “Fui a realizarme un chequeo rutinario y el doctor que lleva nuestro tratamiento de fertilidad nos soltó la bomba: Alexandra estás embarazada. Mi esposo y yo lloramos, era como un sueño, un milagro de Dios, ya cuando habíamos perdido casi todas las esperanzas”.

“Ahorita tengo una dieta muy estricta y mucho cuidado al momento de salir porque ya me falta poco para dar a luz. Hasta ahora todo marcha muy bien, el niño tiene buen peso y un buen desarrollo (…) de vez en cuando como mis antojos como el chocolate, que lo amo. A todas las mujeres que ya tienen más de 35 años les digo que si pueden quedar embarazadas, que lo intenten y que no pierdan las esperanzas”, comenta.

La mejor decisión de su vida

Sharon Lowe, quien vive en Shrewsbury (Estados Unidos) con su esposo Simon, también concibió a su primer hijo después de los 35 años. Ella también explicó que esa fue la mejor decisión que ha tomado en su vida.

La directora de negocios relató, a Glamour, que al principio se sintió asustada. “Había visto todos los titulares de miedo diciendo que las mujeres de carrera como yo podrían perderse la maternidad si lo dejamos demasiado tarde. Simon y yo llegamos a los treinta y tantos años y decidimos: Es ahora o nunca. Pero, en mi mente existía una preocupación persistente de que (…) el embarazo podría ser difícil y también había una preocupación adicional de que si lo dejábamos también por mucho tiempo, los niños pueden tener problemas de salud”.

“A los dos meses de intentarlo, vi la línea positiva en la prueba de embarazo y entré en shock. Sentí una mezcla de nervios, emoción, pero también estaba asustada. Al poco tiempo de cumplir 38 años Charlie llegó a nuestras vidas. Él salió gris porque no respiraba y estuvo en alta dependencia durante unos días y en una incubadora porque tenía ictericia. Fue absolutamente aterrador (…) pero lo superamos”, relató.

Sharon decidió ir más allá y decidió tener un segundo bebé dos años después. “Fue una decisión natural y tuvimos la suerte de quedar embarazada de nuevo rápidamente con Georgia. Pero la falta de energía que experimentas en los 40 es definitivamente una de las desventajas de ser una madre mayor. Estaba agotado pero lo superas”, explicó.

“Mi vida ahora es 100% diferente de lo que era antes de los niños. Pero nunca lo he lamentado por un momento. Quedar embarazada a los 37 años, podría no ser para todas las mujeres, pero fue la decisión correcta para mí”, contó la madre.

Madurez emocional

El ginecólogo Andrés Morales aseguró a Nueva Mujer que las mujeres con edades comprendidas entre los 35 y 40 años “presentan una fertilidad moderada, pero con buenas probabilidades de tener un embarazo tranquilo y sin mayores complicaciones. Los problemas y riesgos es cuando superan los 40 años”.

Explicó que “las mujeres que quedan embarazadas después de los 35 años y que cuentan con buena salud tienen una alta madurez emocional y, se puede decir, que tienen más herramientas y experiencia de vida para desempeñar un excelente rol de madre”.

“Mi recomendación a estas madres adultas es mantener un estrecho control médico para que todo marche bien. Si deciden dar a luz después de los 40 años les aconsejo que se realicen un adecuado seguimiento del embarazo por los diferentes problemas que se relacionan con la edad. Entre los 40 y 45 años, se registra una alta disminución de la fertilidad y las posibilidades de embarazo van disminuyendo con el tiempo”, apuntó.

Te recomendamos en video: